Serón, en la sierra almeriense de los Filabres

La sierra almeriense de los Filabres es un bonito vergel que alberga pueblos como el de Serón, un histórico municipio famoso por sus magníficos embutidos y jamones.

Panorámica del pueblo de Serón, en Almería
Fuente de la imagen: Costa de Almería

Alejado de la costa, en el interior de la provincia andaluza de Almería, y a 822 metros sobre el nivel del mar, el pueblo de Serón es un remanso de tranquilidad envuelto en un precioso marco natural.


Situado a 86 kilómetros de la ciudad de Almería y a 125 de la villa de Granada, esta localidad representa una excelente oportunidad para los aficionados a la naturaleza, y también para los amantes de los pueblos con historia, en los que se puede realizar una agradable ruta monumental.


Famosa por la excelencia de sus embutidos y de sus jamones, esta población almeriense lleva habitada desde la Prehistoria, siendo las cuevas de los alrededores las primeras moradas de sus antepasados.

Iglesia y castillo de Serón, en Almería
Fuente de la imagen: Turismo Serón

Qué ver en Serón

Paseando por su atractivo y peculiar trazado urbano, de tipo piramidal y surcado por estrechas calles, descubriremos los atractivos monumentales de este pueblo almeriense. En lo más alto de pueblo hay un castillo nazarí, desde el que se disfruta de unas espectaculares vistas panorámicas. Están marcadas por las casas blancas que salpican las laderas del monte, creando una bella estampa.


Otro de los lugares monumentales de la población es la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Anunciación, del siglo XVII. Considerada Monumento Histórico-Artístico Nacional, fue construida según los estilos que imperaban en la época, como el manierismo y el mudéjar.


La ruta monumental también incluye la ermita neoclásica de Nuestra Señora de los Remedios, construida entre los siglos XVIII y XIX, y un molino de agua del siglo XIX, que sigue en funcionamiento y está situado en la calle Juan de Austria.

Castillo de Serón, en Almería
Fuente de la imagen: Andalucía.org

Comer en Serón

Al hablar de la gastronomía de Serón hay que comenzar haciéndolo por sus excelentes jamones y embutidos, que se siguen elaborando según una antigua tradición artesanal que mantiene toda su pureza. El resultado son unos productos de magnifica calidad que mejoran todavía más durante el proceso de curado, gracias al clima de la zona.


Puedes probar todas estas exquisiteces derivadas del cerdo acudiendo a la Fiesta del Jamón, que tiene lugar en el mes de julio, o en la Muestra Culinaria que cada año se celebra en agosto.


En cuanto a los platos más típicos que podrás degustar, mencionar las gachas, las tortas gachas, las migas cortijeras, los gurullos con liebre, perdiz o conejo, los hormigos o los andrajos.

Panorámica de Serón, en Almería
Fuente de la imagen: Flickr / Komodoro

Qué te espera en Serón

La carretera A-339 nos lleva hasta el bonito pueblo de Serón, ofreciéndonos, como primer contacto, un preciosa vista de sus casas encaladas situadas en un verde monte. Ya en el pueblo, quedaremos encantados con sus callejuelas y agradables rincones, aunque también es cierto que tendremos que subir numerosas cuestas.


Nos sorprenderá gratamente su legado monumental, procedente de su pasado andalusí y de su herencia minera, sin olvidar la importante cultura del agua.


El conjunto se completa con un magnífico entorno natural, que posee una gran variedad de fauna y flora autóctonas, y que podremos recorrer gracias a una cuidada red de senderos. Varios espacios recreativos situados en plena naturaleza, una excelente oferta gastronómica y diversas y atractivas propuestas tradicionales y festivas completan la  oferta turística que el viajero podrá encontrar en el pueblo almeriense de Serón.