Aldea del Obispo: naturaleza y buenos jamones en Salamanca

En otoño, el turismo de interior en España nos lleva a lugares tan especiales como Aldea del Obispo, en la provincia de Salamanca, Comunidad Autónoma de Castilla y León. Senderismo, gastronomía y monumentos son sólo algunos de sus atractivos.

Aldea del Obispo se encuentra en la comarca de Ciudad Rodrigo, y su término municipal está formado por las localidades de Aldea del Obispo y Castillejo de Dos Casas. Se trata de una población que tiene frontera con Portugal, y se encuentra a una distancia de 125 kilómetros por carretera de la capital provincial, la ciudad de Salamanca.

Clima de Aldea del Obispo

Aldea del Obispo posee un clima de tipo mediterráneo, y cuenta con una temperatura media anual de 13 grados centígrados. Julio es el mes más caluroso del año, con una media de 21,7 grados, y enero el mes más frío, con una temperatura media de 4,8 grados. En la localidad se recoge una media anual de precipitaciones de 800 mm, siendo enero el más lluvioso, con 111 mm. Por el contrario, agosto es el mes más seco del año, con sólo 9 mm. El otoño y la primavera son dos buenas épocas para visitar Aldea del Obispo, ya que las temperaturas son muy agradables y el paisaje natural se halla en su mejor momento.

Qué ver en Aldea del Obispo

Entre las joyas arquitectónicas que alberga Aldea del Obispo se encuentra la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, que es de estilo barroco. Fue construida en mampostería, y su capilla mayor y la torre son originales del siglo XVI. La nave es del siglo XVII, y en el interior se halla una talla de la Virgen del Carrascal, del siglo XIV, y un Cristo de la Salud del siglo XVIII.

También se mantienen en pie los restos del Fuerte de la Concepción, una fortificación amurallada que se remonta al siglo XVIII. Actualmente una parte de su estructura ha sido rehabilitada para acoger un hotel de lujo.