Guía de Navarra

Belén Valdehita 29 Julio, 2019

Navarra es un recomendable destino en el norte de España repleto de sugerentes contrastes, tanto paisajísticos, como gastronómicos o culturales. Su capital, Pamplona, es famosa en todo el mundo gracias a los Sanfermines, una tradición que atrae todos los años a miles de visitantes.

Castillo de Olite, en Navarra
Turismo en Navarra

Lo primero que se puede decir de Navarra, en el norte de España, es que se trata de un destino realmente fascinante. Esta comunidad foral no es muy grande, lo que permite, recorriendo distancias cortas, que podamos disfrutar de bellas ciudades o pueblos y excepcionales paisajes.

Situada junto a la cordillera pirenaica, es atravesada por el Camino de Santiago, que comienza en Roncesvalles y atraviesa localidades navarras como Puente la Reina, Sangüesa, Estella-Lizarra, Zubiri o Pamplona. Cada zona de esta comunidad cuenta con sus propios encantos, como el Pirineo Oriental, las Sierras de Aralar y Urbasa, la zona de La Ribera, los Pirineos Atlánticos, Tierra Estella o la Zona Media de Navarra, sin olvidarnos de la ciudad de Pamplona, famosa por sus Sanfermines.

Los aficionados al turismo activo descubrirán que el Pirineo Navarro es el lugar perfecto para realizar actividades como senderismo, barranquismo, rutas en bicicleta o a caballo, rafting, pesca, espeleología, piragüismo o vuelo en ultraligero, entre otras posibilidades. Para los que prefieran el turismo rural, encontrarán fascinantes parajes, como la Selva de Irati. Muy cerca se encuentra un lugar tan especial y curioso como las cuevas de Zugarramurdi y el Museo de las Brujas.

Jardines del Parque de la Taconera, en Pamplona
Turismo en Navarra

Pamplona, capital de Navarra

También conocida como Iruña, esta cosmopolita ciudad merece que se la dediquen varios días para ser conocida a fondo. La capital navarra es mucho más que sus populares fiestas en honor a San Fermín, que incluyen los encierros que la han hecho famosa en todo el mundo. Y es que la villa ofrece a sus visitantes un fascinante patrimonio monumental, una intensa agenda cultural, unas ricas tradiciones, una gran oferta gastronómica y numerosas propuestas de ocio.

Nuestro recorrido por Pamplona puede comenzar por sus murallas centenarias y por las pintorescas calles adoquinadas del casco antiguo. Todo el recinto amurallado medieval de la villa está considerado Monumento Nacional. Después podremos relajarnos en alguno de sus numerosos parques y jardines, como el Yamaguchi, un parque de estilo japonés, La Ciudadela, La Media Luna, el Parque Fluvial del Arga o el Minizoo, que está situado en los fosos de los Jardines de La Taconera. También se puede recuperar fuerzas degustando sus deliciosos pinchos.

Entre los monumentos que debemos incluir en nuestra visita se encuentran la Iglesia de San Saturnino, la Iglesia de San Nicolás, la Ciudadela, la Cámara de Comptos, la catedral gótica de Santa María, los tres Burgos y sus correspondientes iglesias guerreras, el Palacio del Archivo Real, el Palacio del Condestable, el Palacio de la Diputación Foral o el antiguo edificio del Ayuntamiento. Hay que reservar tiempo para conocer el Museo de Navarra, y lugares tan entrañables de la villa como la Plaza del Castillo, el Rincón del Caballo Blanco o la Plazuela de San José.

Bárdenas Reales, en Navarra
Navarra.com

Lugares que visitar en Navarra

Resulta casi imposible hacer una relación completa de todos los lugares de interés que nos harán disfrutar de Navarra. Los hay de tipo monumental, cultural o de naturaleza, y entre todos ellos hemos realizado una pequeña selección:

  • Bárdenas Reales: se trata de un paraje semidesértico de 42.500 hectáreas que ha sido declarado Reserva Mundial de la Biosfera. A pesar de su impactante aspecto casi desértico, alberga una gran riqueza natural, y su belleza es insólita y sorprendente.
  • Ruinas romanas de Andelos: esta magnífica ciudad romana se encuentra en el término municipal de Mendigorría, en la Navarra Media. Se halla sobre sobre una elevada terraza cuaternaria en la margen derecha del río Arga, y es una visita de lo más gratificante a nivel cultural.
  • Nacedero del río Urederra: un hermoso paraje natural ubicado entre las sierras de Urbasa y Andía. Un lugar para pasear por bellos senderos, descubriendo bosques, cascadas y una abundante flora y fauna.
  • Monasterio de La Oliva: uno de los mejores ejemplos del arte cisterciense. Su origen se remonta al siglo XII, y hoy en día todavía acoge a 26 monjes cistercienses.
  • Monasterio de Santa María de Eunate: se dice que ésta es una de las iglesias más bonitas del Camino de Santiago. Este templo del siglo XII se encuentra en medio de un llano ubicado un poco antes de llegar a Puente de la Reina.
  • Monasterio de Irache: este conjunto de edificaciones de estilo medieval, renacentista y barroco, se encuentra en un privilegiado entorno natural, entre Estella y las faldas de la imponente montaña Montejurra.
  • Parque Natural del Señorío de Bertiz: situado en Oieregi-Bertizarana, es difícil expresar toda la belleza de este paraje con palabras. Su visita está sujeta a un horario y a una tarifa de tres euros.
  • Parque Natural Sierra de Urbasa-Andía: este gran espacio natural alberga lugares tan impresionantes como el Nacedero del Urederra. Por motivos de conservación y seguridad, el acceso al último tramo del parque ha sido limitado a 450 personas por día. Hay que reservar la visita de forma presencial en el Concejo de Bakedano o a través de la web administracionelectronica.navarra.es
Nacedero del Urederra, en Navarra
nacederourederra.es
  • Selva de Irati: uno de los bosques de abetos y hayas más espectaculares de Europa, sobre todo en otoño y primavera. Está en Ochagavía, tiene una extensión de 17.000 hectáreas y para acceder hay que pagar un precio de cinco euros por vehículo.
  • Reservas Naturales de las Foces de Lumbier y Arbayun: la primera foz fue excavada por el río Irati y se encuentra en el término municipal de Lumbier. La segunda, situada al norte de la sierra de Leire, es obra de las aguas del río Salazar. Ambas son realmente espectaculares, y de gran riqueza paisajística, de flora y de fauna.
  • Reserva Natural del Embalse de las Cañas: precioso humedal catalogado como Reserva Natural y Zona de Especial Protección para las Aves. Se encuentra en Viana, y se puede recorrer cómodamente a través de un paseo de 4,5 kilómetros totalmente llano.
  • Castillo de Javier: se encuentra en la localidad homónima, y en él nació el Santo Patrón de Navarra, San Francisco Javier. Se trata de una gran fortaleza de origen medieval construida sobre roca, desde la que se contemplan unas fantásticas vistas del Valle de Aragón.
  • Monasterio de San Salvador de Leyre: es el monasterio más antiguo y querido de Navarra. Está a 50 kilómetros de Pamplona, y alberga joyas como una cripta del siglo XI, su bóveda gótica o la "Porta Speciosa", un bello pórtico románico del siglo XII.
  • Castillo de Marcilla: de estilo gótico, esta fortaleza del siglo XV se encuentra en la localidad del mismo nombre, y ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Su visita cuesta tres euros.
Valle de Baztán, en Navarra
Turismo en Navarra

La gastronomía navarra

La cocina más tradicional de Navarra es tan variada como lo es su clima o su paisaje. En la despensa navarra nunca faltan ricos quesos, como el Roncal o el Idiazabal; buenas carnes de caza y de ganado y excelentes productos de la huerta, como espárragos, pimientos del piquillo, alubias rojas, alcachofas, cardo, habas o borraja, además de magníficos vinos de la Zona Media.

Entre los platos más típicos de la cocina navarra, esos que no debes dejar de probar, se encuentran los pimientos rellenos de bacalao, las alcachofas con almejas, las pochas con chistorra, la trucha a la navarra, el cordero al chilindrón, el chicharro al horno, la menestra tudelana, el cardo a la navarra, el ajoarriero, el chuletón de ternera a la brasa, las costillas de cordero, los canutillos rellenos de crema o la costrada de Aoiz.

Y al igual que sucede en el País Vasco, en Navarra también existe una gran tradición de pinchos. Los encontrarás de lo más clásicos o realmente innovadores, pero todos ellos te resultarán una auténtica delicia para el paladar.

Corrida en San Fermín, Pamplona
La Vanguardia

Los Sanfermines de Pamplona

Es la festividad más famosa de Navarra. Se celebra en torno al día 7 de julio, San Fermín, y dura alrededor de 10 días. Se puede decir con total seguridad que es una fiesta de lo más internacional, ya que, desde que se viene celebrando, ha atraído a personas de todo el mundo. Dicen que hay vivir este singular evento al menos una vez en la vida.

Todo comienza con el tradicional Txupinazo, que tiene lugar el día 7 de julio en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona a mediodía. La plaza se llena hasta que ya no cabe ni un alfiler, todo para poder ver cómo se lanza, con una especie de mortero, el sonoro cohete que dará comienzo a las fiestas. Prepárate para ser totalmente remojado con vino y champán. Y, sobre todo, ve debidamente equipado con el uniforme de San Fermín, que consiste en ir de blanco y con un pañuelo rojo al cuello. No es lo más apropiado para las circunstancias, pero es lo que hay.

Son muchos los actos que tienen lugar en estos días, como conciertos en la Plaza de los Fueros, actividades gastronómicas, pruebas deportivas, fuegos artificiales, pasacalles, actuaciones teatrales, procesiones... Pero el plato fuerte son los encierros, o lo que es lo mismo, correr delante de unos cuantos toros por un circuito trazado en las calles del casco antiguo pamplonica. Hay que estar preparado, y en perfecto estado físico, a las 06:30 de la mañana, aunque el encierro comienza a las 08:00 horas, tras haber cantado por tres veces al santo. Hay un encierro cada mañana, pero todo tiene su fin. Los Sanfermines terminan como empezaron, en la Plaza del Ayuntamiento, pero esta vez entonando el “Pobre de mí”.

Castillo de Javier, en Navarra
Viajeros 3.0

Fiestas y tradiciones navarricas

  • Las Javieradas: esta tradición navarra se lleva celebrando desde el año 1940, y consiste en ir en procesión, desde cualquier punto de la comunidad autónoma, hasta el Castillo de Javier, lugar donde nació San Francisco Javier. Todos los años, normalmente el primer y segundo fin de semana de marzo, miles de personas acuden andando para honrar a su Santo Patrón.
  • Tributo de las Tres Vacas: cuentan que esta ceremonia del valle de El Roncal es la más antigua de Europa, ya que se viene celebrando, cada 13 de julio y de forma ininterrumpida, desde hace seiscientos. Su origen se remonta a un conflicto que tuvo lugar antaño entre roncaleses y baretoneses, y que se saldó con el pago perpetuo de tres vacas por el aprovechamiento de los pastos roncaleses.
  • La Cencerrada de Alsasua: se celebra cada día cinco de enero antes de la tradicional Cabalgata de Reyes, y consiste en que los niños van recorriendo todo el pueblo, con sus cencerros a cuestas, proclamando la llegada de los Reyes.
  • Fiesta de San Marcos en Ujué: cada 25 de abril, festividad de San Marcos, tiene lugar en la población de Ujué una romería mariana en la que los peregrinos, vistiendo túnicas y caminando descalzos, cargan a sus espaldas grandes cruces y cadenas.
  • Romerías de Roncesvalles: durante los meses de mayo y junio, los habitantes de los pueblos situados en torno a Roncesvalles peregrinan todos los domingos en una procesión en honor de la Virgen María. Van vestidos con túnicas y llevan cruces a cuestas. Las romerías más espectaculares son las de Arce, Erro y Aezkoa.
  • Fiestas medievales de Olite: tienen lugar el segundo fin de semana de agosto en la localidad navarra de Olite. Se monta un gran mercado de aspecto medieval, y se hacen demostraciones de oficios tradicionales, además de una representación de la corte del rey de Navarra.
  • Fiestas de San Andrés y la Virgen del Puy en Estella-Lizarra: comienzan el viernes anterior al primer domingo de agosto, como marca la tradición desde el siglo XVII, y duran una semana. Incluyen tradiciones como los encierros de vacas, la pañuelada que tiene lugar tras la procesión que sale de la Iglesia de San Pedro de la Rúa; la bajadica del Puy, en la que los mozos son refrescados con agua lanzada desde los balcones, o el famoso Baile de la Era, donde las gaitas, los gigantes y cabezudos o la “Abadejada” son los principales protagonistas.

REPORTAJES RELACIONADOS