Otoño en el Parque de El Retiro, en Madrid

El madrileño Parque de El Retiro es una visita obligada durante los meses de otoño.

Otoño en el Paqrue de El Retiro, Madrid
Fuente de la imagen: Madrid - Ociogo

Son los jardines más céntricos, y de los más antiguos, de Madrid. Nos referimos a los del Parque de El Retiro, también conocido como el Parque del Buen Retiro o simplemente El Retiro. Es el más visitado de la capital de España, y en total son 125 hectáreas de árboles y todo tipo de plantas, esculturas, monumentos y bellos rincones donde sentarse al sol del otoño.


Durante los meses otoñales sus jardines muestran una maravillosa gama de tonos ocres, amarillos y rojizos, convirtiendo nuestros paseos en un auténtico placer. Además, los lugares más emblemáticos de este parque de Madrid nos muestran un nuevo aspecto bajo la luz y los colores del otoño.


A continuación te ofrecemos algunos de los mejores rincones del Parque de El Retiro para vivir de una manera especial el otoño.

Palacio de Cristal de El Retiro en otoño
Fuente de la imagen: La Bitácora de la Imaginación - el blog de Vicente Boado Quijano

El Palacio de Cristal

Esta hermosa estructura de cristal y metal es una de las más populares del parque. Se construyó en el año 1887, con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas.


Durante el otoño, los árboles caducifolios crean un armonioso marco cromático en torno a este singular palacete, convirtiéndose en uno de los objetivos más buscados para ser fotografiado.

Estanque Grande de El Retiro en otoño
Fuente de la imagen: Hoy por Madrid

El Estanque Grande de El Retiro

Una de las mejores experiencias otoñales en El Retiro es dar un agradable paseo en barca por su estanque, epicentro del parque y lugar desde donde se puede contemplar en casi toda su extensión.


Se trata de un lago artificial que mandó construir el rey Felipe IV para poder representar batallas navales.

La Casita del Pescador de El Retiro en otoño
Fuente de la imagen: Qué.es

La Casita del Pescador

La encontrarás en la zona de El Reservado, muy cerca de la Montaña Artificial. Esta pequeña pero coqueta vivienda pertenecía a Fernando VII. Totalmente rodeada por árboles, su estampa otoñal es bellísima.


Tras la Guerra de la Independencia el rey mandó reconstruir El Retiro, dejando al margen esta construcción, que se reservó para su uso personal, siendo una de las pocas que quedan intactas de la época en la que el parque pertenecía a la Casa Real.

Monumento al Ángel Caído de El Retiro en otoño
Fuente de la imagen: Restaurante Cinco Sentidos

El Monumento del Ángel Caído

Hasta hace no mucho se creía que Madrid era la única ciudad del mundo que contaba con una estatua dedicada al mismo diablo, el Monumento al Ángel Caído. Hoy se sabe que eso no es cierto, ya que las ciudades de Nueva York y Turín cuentan con un monumento parecido. Curiosamente, la estatua madrileña de El Retiro tiene una altura de 666 metros, el mismo número que se asocia a la bestia.


Es obra del escultor madrileño Ricardo Bellver, y se encuentra situado en la glorieta del mismo nombre. Los atardeceres otoñales imprimen al monumento una luz muy especial.

Jardines de Cecilio Rodríguez en otoño
Fuente de la imagen: Minube

Los Jardines de Cecilio Rodríguez

Los encontrarás accediendo al parque por la Avenida Menéndez Pelayo, y llevan el mismo nombre del arquitecto que los diseñó. Ésta es una de las zonas más cuidadas del Retiro, y sus habitantes más famosos son varios pavos reales.


Pasear alrededor de sus cuatro estanques en otoño es un lujo, tanto si llueve como si hace sol, así como recorrer sus fuentes y caminar sobre sus grandes losetas del tablero de ajedrez gigante. ¡Te sentirás como “Alicia en el País de las Maravillas”!


El horario del Parque del Retiro de Madrid, desde el mes de octubre al de marzo, es de seis de la mañana a diez de la noche.