La Cala de S'Illot, en Ibiza

Cala S’Illot ofrece al viajero un destino de playa diferente en Ibiza, con accesos complicados para asegurar la tranquilidad y numerosas posibilidades de ocio.

Cala S'Illot des Renclí, en Ibiza
Fuente de la imagen: El Blog de Ibiza


A sólo 30 kilómetros de la ciudad de Ibiza, y a seis de la localidad de Sant Joan, municipio al que pertenece, se encuentra la cala de S’Illot des Renclí. Tiene una extensión de treinta metros de largo de arena por unos diez de ancho, siendo el resto de la cala de configuración rocosa y escarpada.

A esta cala se accede tomando la carretera que lleva de Ibiza a Portinatx. Justo en el kilómetro 19 hay una señal que indica la desviación a esta agradable playita. Es un camino sin asfaltar que no suele estar en muy buen estado, sobre todo después de fuertes lluvias. Después hay que descender por un camino trazado en un acantilado.

Pero merece la pena el complicado trayecto, porque nos espera una cala llena de encanto y de las tradiciones y la naturaleza de la isla pitiusa.

Restaurante de Cala S'Illot des Renclí, en Ibiza
Fuente de la imagen: Ibiza 5 Sentidos

El tiempo en la cala de S'Illot des Renclí

El clima que se disfruta en la cala es de tipo mediterráneo, por lo que encontraremos temperaturas bastante suaves durante casi todo el año.

La temperatura media anual es de 18 grados centígrados, mientras que las temperaturas máximas diurnas en verano alcanzan sin problemas los 31 grados. En invierno, las mínimas medias nocturnas en invierno se sitúan en torno a los 9 grados.

Por lo que se refiere a las precipitaciones, la lluvias más intensas tienen lugar en los meses de otoño, mientras que el verano suele ser caluroso y bastante seco. Las precipitaciones anuales están en torno a los 450 y 650 metros cúbicos de lluvia.

Casetas varadero de los pescadores, en Cala S'Illot, Ibiza
Fuente de la imagen: Ibiza 5 Sentidos

Qué nos espera en la cala de S'Illot des Renclí

No esperemos encontrar una gran playa, ya que se trata de una pequeña cala de arena rodeada de rocas y de naturaleza. Sus aguas cristalinas son un auténtico placer para el baño y para bucear. A los lados, junto a lisos muelles que se adentran en el mar, se encuentran las casetas varadero de los pescadores. Este tipo de construcciones son muy típicas en toda la isla de Ibiza, especialmente en las calas que, como ésta, se encuentran protegidas de los embistes del mar.

En lo alto del pequeño acantilado desde el que se desciende a la cala está situado un buen restaurante especializado en platos de pescado y marisco. Cuenta con una zona de mesas a la sombra de un pequeño pinar.

En las cercanías se halla la tranquila localidad de Sant Joan de Labritja. Allí podremos visitar la Iglesia de Sant Joan, del siglo XVIII, así como la torre de vigilancia costera de Portinatx, desde donde se contempla un paisaje único y unas vistas casi vírgenes de la costa. Interesantes resultan también las típicas casas payesas de la zona.

Cala de S'Illot des Renclí, en Ibiza
Fuente de la imagen: Welcometoibiza.es

Planes para disfrutar de Cala S'Illot des Renclí

Un buen plan en esta zona de Ibiza es degustar la cocina local, que tiene un sabor muy mediterráneo. Las recetas se elaboran con verduras, legumbres, pescados y mucho aceite de oliva. Son platos típicos las habas envinagradas, la sopa de menuts, el arrós sec, el sofrit pagés, la olla podrida o la truita pagesa.

Respecto a la oferta de restauración, junto a la cala, y bajo un frondoso pinar, está el pequeño restaurante que lleva el nombre de la cala. Ofrecen buena cocina tradicional en un bello y tranquilo entorno natural. Otros establecimientos cercanos, en Sant Joan, son el Can Gat (pescados y mariscos), Es Caló (cocina local), Es Puet Blanch (cocina mediterránea) o La Paloma (cocina internacional), entre otras posibilidades.

Otros planes en Cala S'Illot son la práctica de actividades como la pesca o el submarinismo. También es una zona ideal para realizar senderismo, ya que la orientación norte de la zona y las montañas que la rodean aseguran mucha humedad y una abundante vegetación. Las zonas de cultivo y los pinares invitan a disfrutar de la naturaleza que envuelve la cala de S'Illot des Renclí.