Guía de la ciudad de Huesca

Belén Valdehita 26 Febrero, 2019

Conocida como la “Puerta de los Pirineos”, Huesca es una de las capitales de provincia menos pobladas de España, pero también una de las más bonitas y de las que más tiene que ofrecer a sus visitantes.

La ciudad de Huesca, en Aragón
Ayuntamiento de Huesca

La ciudad de Huesca cuenta con poco más de 50.000 habitantes, pero sorprende a cuantos la visitan por su riqueza monumental, por su espectacular entorno natural y por ser una villa moderna y siempre activa.

Se encuentra situada entre el Valle del Ebro y las Sierras Exteriores, y se conoce a esta localidad como la “Puerta de los Pirineos”. No es de extrañar que las vistas desde la capital oscense sean realmente espectaculares.

Acompáñanos a conocer Huesca, una milenaria ciudad llena de vida e ideal para pasear. Sumérgete en su bello casco histórico, pero descubre también el lado más moderno de esta villa aragonesa que siempre recibe con gran hospitalidad a todos sus visitantes.

Catedral de Huesca
RedAragon - El Periódico de Aragón

Lo que no te puedes perder en Huesca

  • Catedral de Santa María de Huesca-Museo Diocesano: construida entre los siglos XIII al XVI, en su interior alberga un espectacular retablo mayor de estilo renacentista que representa la Pasión de Cristo. Junto a la catedral se encuentra el Museo Diocesano, que recoge una destacada colección de arte sacro.
  • Iglesia y Claustro de San Pedro el Viejo: se remontan al siglo XII, y representan uno de los conjuntos más importantes del románico aragonés. En la portada llama la atención su crismón, todo un símbolo trinitario de este estilo arquitectónico, y también es muy llamativa su gran torre hexagonal. En el monasterio sobresale el claustro románico, que acoge el panteón de los reyes Alfonso I, el Batallador, y Ramiro II, el Monje.
  • Muralla-Torreón: sólo se conservan algunos restos de la que fuera la muralla de Huesca, construida por los musulmanes en el siglo IX. Originalmente disponía de alrededor de 100 torres de vigilancia, de las que sólo queda el Torreón del Amparo. Y de las nueve puertas con las que contaba, sólo queda la de Montearagón o de San Agustín, conocida como “La Porteta”.
  • Museo de Huesca: se halla en la que fuera Universidad Sertoriana, fundada por Pedro IV en 1354. Esta antigua residencia de los reyes de Aragón es hoy en día un museo que recoge numerosos vestigios de las culturas que habitaron en la provincia. También alberga una buena muestra de la creación artística aragonesa, ocupando un lugar especial la obra del pintor Francisco de Goya. En el edificio se pueden ver también, muy bien conservados, la Sala de Doña Petronila, el Salón del Trono y la Sala de la Campana, en torno a la cual gira la leyenda de “La Campana de Huesca”.
  • Ayuntamiento: se halla ubicado en un imponente palacio renacentista aragonés del siglo XVI, el cual cuenta con torres en sus extremos. Junto al Ayuntamiento se halla el Colegio Imperial de Santiago, el más importante de la Universidad de Huesca durante más de tres siglos.
  • Basílica de San Lorenzo: de estilo barroco, fue construida entre los años 1608 y 1703 sobre un antigua iglesia gótica. En su interior hay un magnífico retablo mayor barroco del año 1678 que fue tallado por Sebastián de Ruesta y decorado por Bartolomé Vicente. También alberga un busto relicario de San Lorenzo, el patrón de la ciudad.
  • Iglesia de san Vicente el Real: originalmente, en el siglo XVII, pertenecía a la Compañía de Jesús. Se trata de un edificio con fachada de ladrillo caravista, en el que se dice nació San Vicente, copatrón de Huesca.
Monumento a las pajaritas, en el Parque Miguel Servet de Huesca
El Periódico de Aragón
  • Iglesia de Santo Domingo y San Martín: de estilo barroco, se remonta al siglo XVII, y perteneció al antiguo convento de los Dominicos. Su sobria fachada contrasta con su interior, profusamente decorado, y donde destaca el retablo mayor, una obra barroca de Vicente Berdusán del siglo XVIII.
  • Convento de San Miguel: popularmente llamado “Las Miguelas”, fue construido en el año 1110. Cuenta con una torre románica y con un ábside gótico. Gestionado en la actualidad por religiosas carmelitas, en su interior se pueden ver varios retablos de estilo barroco. Cerca del convento se halla el puente de San Miguel, del año 1912, que está sobre el río Isuela y fue uno de los primeros puentes colgantes de España.
  • Centro de Arte y Naturaleza (CDAN): ubicado en un gran edificio realizado por el controvertido arquitecto Rafael Moneo, en este centro se programan todo tipo de actividades relacionadas con la naturaleza. También alberga una exposición permanente con el legado de José Beulas Recasens, un destacado pintor catalán estrechamente vinculado con la ciudad de Huesca.
  • Pajaritas de Huesca: son dos grandes esculturas realizadas en chapa de hierro que se encuentran en un lateral del parque de Miguel Servet, y que representan a estas populares figuras de papiroflexia. Son todo un símbolo de la ciudad, y fueron realizadas por Ramón Acín, un artista oscense del siglo XIX.
  • Parque Miguel Servet: está en el centro de la capital oscense, ejerciendo como pulmón verde de la villa. Además de una gran variedad de flora y fauna, acoge la Casita de Blancanieves, en cuyo interior hay una biblioteca. También se encuentran aquí las famosas pajaritas, una preciosa rosaleda, la estatua de los Reyes Pirenaicos y un quiosco de música.
  • Casino de Huesca: de estilo modernista, se encuentra en la Plaza de Navarra. Fue construido entre 1901 y 1904, y hoy en día acoge la sede del Festival Internacional de Cine Ciudad de Huesca; el reputado restaurante taberna Lillas-Pastia y el Café del Arte, en el que tienen lugar conciertos, exposiciones y todo tipo de actos culturales.
  • Planetario de Aragón Espacio 0.42: situado a sólo 10 minutos en coche de Huesca, cuenta con más de más de 1.200 metros cuadrados de instalaciones dedicadas al estudio científico, a la divulgación y al conocimiento lúdico. Dispone de tres telescopios, un globo terráqueo de 10 metros de diámetro, una pantalla de 360º y un simulador 4D.
Zona de "El Tubo", en Huesca
Errado de Aragón

La gastronomía de Huesca

Llegada la hora de comer, en Huesca presumen, y con razón, de tener excelentes productos naturales procedentes de la huerta oscense. Con ellos, y con las carnes que se cazan en la zona, se preparan algunos de los platos más típicos de la cocina tradicional de la provincia. Todo ello se riega con los excelentes vinos o Denominación de Origen Somontano.

Platos típicos de Huesca

  • Borrajas con patata.
  • Pollo al chilindrón.
  • Conejo con chocolate,
  • Judías con oreja y torteta.
  • Fritada de patata.
  • Arroz con caracoles y conejo.
  • Migas a la pastora.
  • Bacalao ajoarriero.
  • Salmorrejo.
  • Cordero a la pastora.
  • Sopa oscense.
Panorámica de la ciudad de Huesca
tecuentoalavuelta.com

Salir de compras por Huesca

Durante tu visita a Huesca, o antes de dejar esta encantadora villa aragonesa, tienes que adquirir algunas de sus especialidades gastronómicas, y por supuesto comprar algún objeto que te recuerde tu estancia en la ciudad. Entre los souvenirs más populares se encuentran las tazas, los imanes, las camisetas, los llaveros, los abanicos y otros muchos objetos con motivos de la capital oscense, como su catedral, las emblemáticas pajaritas o la original Casita de Blancanieves del Parque Miguel Servet.

Si te decantas por los productos gastronómicos tradicionales, podrás escoger entre los vinos con Denominación de Origen Somontano, los aceites de oliva del Somontano, quesos , embutidos, conservas de frutas y hortalizas, pacharán o miel. Para los más golosos están las frutas de Aragón, los suspiros de monja, el pastel ruso, los empanadicos de calabaza, las castañas de mazapán, la tarta Loreto o las campanas o glorias de Huesca.

Y, ¿dónde comprar en la ciudad de Huesca? Pues las tiendas de recuerdos se encuentran repartidas por las principales calles y plazas de la ciudad. Aunque la principal zona comercial de la villa es la Plaza de López Allué, conocida popularmente como la Plaza del Mercado. En esta plaza se encuentra la tienda de Ultramarinos La Confianza, la más antigua que sigue en funcionamiento de toda España.

Disco Bar Street, en Huesca
Hostelería y Turismo de Huesca

Ocio nocturno en Huesca

La mejor forma de empezar la noche en Huesca es realizando una ruta para degustar las tapas y pinchos de la ciudad, y el lugar ideal es la zona conocida como “El Tubo”. Allí encontraremos locales como el Tatau Bistró o el bar Duquesa. Otra buena zona de tapeo es la llamada “Las Cuatro esquinas”, que se encuentra en la confluencia de los dos Cosos con Porches de Galicia y con Duquesa de Villahermosa. Allí están los bares Oscense, el Rugaca, el Flor o el Puerto Rico, todos ellos con agradables terrazas. También en la calle Padre Huesca y alrededores se puede disfrutar del tapeo, con locales como El Da Vinci, el Comomelocomo, el Tomate y Jamón, La Vicaría o El Pintxo.

Las zonas para tomar una copa, escuchar buena música o acudir a un concierto se reparten por el Casco Viejo y la zona de “El Tubo”. En el casco Viejo se encuentran locales como La Habana, en el número 5 de la calle Zarandia, que suele contar con djs y sesiones chill out; La Estrella, en la calle Zarandia, 2, de ambiente muy bohemio; La Parra, en el número 6 de la Plaza Fueros de Aragón, o el Casa Juan, en la Travesía Mozárabes, 6, con lo último en música pop. Esta zona se mantiene abierta hasta las tres de la mañana, pero la noche continúa en la zona de “El Tubo”.

La zona de “El Tubo” está integrada por las calles San Lorenzo, Padre Huesca, Roldán y Cleriguech. Aquí podremos escoger entre locales tan populares como El Central, que cuenta con mucho ambiente a cualquier hora del día; el Twister Planet, que dispone de una gran pista de baile; el disco bar Street, donde prevalece la música de los años 80; El Refugio de la Bohemia, donde prima la música latina; El Warhol, con pop y rock nacional; el Woodstock, de ambiente roquero; El Bolinga, para los que prefieren el heavy, o el Flow Microclub, en el que programan música los mejores djs del panorama nacional.

Fiestas de San Lorenzo, en Huesca
huesca.es

Huesca en fiestas

  • Fiestas de San Vicente: se celebran en torno al 22 de enero y son llamadas las fiestas menores. Uno de los actos más populares es una gran hoguera en la que se asan patatas y longanizas. Incluyen también diversos actos lúdicos y culturales.
  • Día de San Jorge: tiene lugar el día 23 de abril, y se festeja al patrón de Aragón. En la ciudad de Huesca tiene lugar una romería hasta el Cerro de San Jorge, donde se encuentra la ermita del santo. También se celebran pasacalles, conciertos, actuaciones teatrales y una feria del libro, ya que en esta fecha también se festeja el Día Internacional del Libro.
  • Semana Santa: esta celebración en la capital de Huesca ha sido declarada de Interés Turístico Nacional. Cuenta con una de las cofradías más antiguas de España, la Archicofradía de la Santísima Vera Cruz, que se remonta al año 1500. Una de las procesiones más populares es del Santo Entierro, que tiene lugar en la tarde del Viernes Santo.
  • Fiestas de San Lorenzo: son las fiestas mayores de la ciudad, y se celebran en honor de su patrón. Tienen lugar entre los días 9 y 15 de agosto, y han sido declaradas de Interés Turístico Nacional. Para este evento la ciudad se viste de blanco y verde. Todo comienza con el lanzamiento del cohete desde el Ayuntamiento el día 9 a las 12:00 horas, siendo las protagonistas de esta día las mairalesas, 28 jóvenes que son elegidas cada año para representar a cada uno de los barrios de la ciudad. Otros actos señalados son las cinco danzas tradicionales que acompañan la procesión del santo el día 10, la Fiesta del Comercio Oscense el día 11, o la ofrenda de flores, frutas y ramos de albahaca que tiene lugar el 15 de agosto.

REPORTAJES RELACIONADOS

La ciudad de Huesca, un tesoro de Aragón

La ciudad de Huesca, un tesoro de Aragón

Su origen se remonta a miles de años atrás, pero la ciudad aragonesa de Huesca nos atrapará tanto por su pasado histórico como por ser una villa de lo más vanguardista. En Huesca disfrutaremos de su m...