De tapas por la ciudad de Granada

Salir a tapear por la ciudad de Granada es un placer culinario que cuesta muy poco dinero.
Bares de tapas en la ciudad de Granada
Fuente de la imagen: Hundredrooms

A los muchos encantos que de por sí posee la bella ciudad de Granada, se une su fantástica oferta de tapeo. Una caña o un vino con su correspondiente tapa cuesta poco más de dos euros. Es un auténtico placer recorrer sus animados bares, todo un símbolo de esta localidad andaluza.


Hacemos un pequeño recorrido por algunos de esos bares granadinos donde tomar el aperitivo te quita las ganas de comer después, y donde puedes cenar de tapas, gratis, antes de ir a tomar unas copas. El tamaño y la calidad son sus señas de identidad. Nos vamos de tapas por Granada.

Tapa del bar La Sitarilla, en Granada
Fuente de la imagen: La Sitarilla

La Sitarilla

La Sitarilla es un local de lo más típico en la calle San Miguel Alta, en el barrio de la Magdalena. En fin de semana siempre está lleno, pero siempre puedes hacerte un hueco para probar sus deliciosas tapas, que por su tamaño bien podrían ser raciones.


Carne en salsa con patatas, croquetas con pimientos o lomo a la plancha con patatas y pimientos son sólo algunas de sus propuestas, que vienen presentadas con el mayor de los cuidados. La media por consumición es de dos euros.

Bar de tapas La Esquinita de Javi, en Granada
Fuente de la imagen: La Esquinita de Javi

La Esquinita de Javi

La Esquinita de Javi es uno de esos bares animados y ruidosos tradicionales de la ciudad. Se halla en el número 1 de la Plaza de Mariana Pineda, y su especialidad son las frituras de pescados. Los preparan de tal forma que no resultan nada grasientos.


Las tapas son generosas raciones de cazón, boquerones, salmonetes, bacalao o calamares, entre otras posibilidades, y también podrás tomarlas en su terraza.

Tapa de caracoles en el bar Aliatar Los Caracoles, Granada
Fuente ed la imagen: Bar Aliatar Los Caracoles

Bar Aliatar Los Caracoles

La Plaza Aliatar, en el barrio del Albaicín, da nombre, en parte, a este típico bar con terraza: Aliatar Los Caracoles. Está claro que su especialidad son los caracoles, que sirven con un caldo picante con almendras y guindillas picadas.


En este local también ofrece otras tapas, como el matrimonio de anchoa y boquerón, que lo preparan de lujo, pero la fama la tienen sus magníficos caracoles, que atraen tanto a granadinos como visitantes.

Bar El Rinconcillo, en Granada
Fuente de la imagen: 4.bp.blogspot.com

El Rinconcillo

El bar El Rinconcillo se encuentra en el número 30 de la calle Pedro Antonio de Alarcón. Esta zona ya no tiene tanto ambiente como antes, cuando estuvo de moda entre los universitarios, pero este local vale la pena por sí solo.


Aunque seas de los que beben cerveza, te recomendamos que pruebes alguno de sus magníficos vinos, que sirven a la temperatura correcta. Entre las tapas que invitan a ir a este bar están las albóndigas con tomate o su excelente paté casero.

Bar Los Mascarones, en Granada
Fuente de la imagen: Los Mascarones

Los Mascarones

Los Mascarones es otro de los bares con solera del barrio del Albaicín. Lo encontrarás en el número 8 de la calle Pagés, al final del Callejón del Agua. 


Tendrás que hacerte oír a gritos, porque siempre hay mucha gente, sobre todo jóvenes, y la música suele estar muy alta. Su oferta de tapeo incluye patatas revueltas con huevos, rabo de toro, migas con sardinas o caracoles.