Cuenca, la Ciudad Colgada de Castilla-la Mancha

Belén Valdehita 30 Agosto, 2018

La ciudad de Cuenca posee uno de los más destacados conjuntos monumentales de España, y está considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La ciudad de Cuenca, en Castilla-la Mancha
Fuente de la imagen: Albeins

Cuenca es una de las ciudades más originales de Castilla-La Mancha. Tiene un original emplazamiento entre las hoces de los ríos Júcar y Huécar, y ya te aseguramos que hace falta más de un fin de semana para conocerla.

Porque no se trata sólo de monumentos históricos, que los hay. También hay que realizar un recorrido por la naturaleza que rodea su casco histórico, considerado Patrimonio de la Humanidad, y hay que conocer lo que se esconde bajo esta antigua ciudad. También es muy recomendable e interesante la ruta de los museos de la villa.

Dedica tiempo a degustar la cocina local, y emprende una deliciosa ruta de las tapas por el casco antiguo y los aledaños de la Plaza Mayor. Todo esto y mucho más te espera en Cuenca, una ciudad pequeña pero repleta de atractivos.

Plaza Mayor de Cuenca
Fuente de la imagen: Hola

Qué ver en Cuenca

  • Casas Colgadas: son uno de los emblemas de esta ciudad de por sí colgada de varios montes. Aunque hubo muchas casas colgadas en la hoz del Huécar, actualmente sólo quedan tres, y se remontan al siglo XIV.
  • Museo de las Casas Colgadas: se encuentra en estas originales casas, y es el Museo de Arte Abstracto Español. Acoge obras de Tàpies, Saura, Chillida, Oteiza, Zóbel, Canogar, Chirino, Feito o Sempere, entre otros.
  • Catedral de Cuenca: de evidente estilo gótico francés, se comenzó a construir en la Edad Media. Posee unas originales y modernas vidrieras diseñadas por Torner, Rueda, Alfonso y Dechanet a finales del siglo XX.
  • Puente de San Pablo: desde aquí podrás sacar las mejores fotos panorámicas de la ciudad de Cuenca. El puente original se remontaba al siglo XVI, y fue sustituido por un de hierro en 1902. Comunica la ciudad vieja con el convento de San Pablo, que actualmente alberga un Parador.
  • Calle Alfonso VIII: esta calle que lleva a la Plaza Mayor es del siglo XVIII. En ella se encuentran dos grandes casonas del XVII, la Casa del Corregidor y la Casa-Palacio de los Clemente de Aróstegui.
  • Túnel de la calle Alfonso VIII: es uno de los muchos túneles que hay en el subsuelo de Cuenca. Tiene 90 metros de longitud y 250 metros cuadrados de superficie, y sirvió como vivienda hasta el siglo XIX. Se puede conocer a través de vistas guiadas y teatralizadas.
  • Ayuntamiento de Cuenca: se encuentra en la Plaza Mayor, y es de estilo barroco. El año en que terminó de construirse, 1762, está registrado en la fachada.
  • Arco de Bezudo: es uno de los restos que quedan del castillo de la capital conquense. También se pueden ver todavía una parte de un torreón y algunos restos de muralla.
Zarajos de Cuenca
Fuente de la imagen: Pinterest

Cocina tradicional de Cuenca

Contundente y deliciosa es la cocina tradicional de Cuenca. Incluye platos como el morteruelo, el ajo arriero o los zarajos, además de otras recetas elaboradas con cordero, cerdo, perdices, liebres o truchas. Para acompañar la comida, nada mejor que los vinos de la tierra.

De postre te proponemos dulces conquenses como el alajú, los mantecados o los suspiros de monja. Tras la comida se pueden probar, con precaución, los digestivos licores locales, como el Resoli o el Aguardiente de la Sierra.

Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha, en Cuenca
Fuente de la imagen: Encastillalamancha

Qué hacer en Cuenca

Los planes en la ciudad en Cuenca son infinitos, pero te recomendamos tres que consideramos imprescindibles. El primeros consiste en realizar una ruta por el sendero de las Hoces (SL-CU 10). Se trata de un recorrido alrededor de la ciudad que está perfectamente señalizado con letreros y marcas de pintura blanca y verde. Comienza en el Auditorio, y continúa de forma circular, alrededor del casco histórico, durante cuatro kilómetros. La ruta pasa por el cañón del río Huécar y el cañón del Júcar.

Otro plan altamente recomendable, sobre todo si se visita la ciudad con niños, es la del Museo de Paleontología. Está en el número 5 de la calle Río Gritos, y en él se pueden fósiles procedentes de dos de los yacimientos más importantes del Cretácico europeo: Las Hoyas y Lo Hueco. Los más pequeños disfrutarán a lo grande con Pepito, como lo llaman los habitantes de Cuenca. Se trata de una réplica del Concavenator corcovatus, un dinosaurio de casi seis metros.

Y para finalizar, otro interesante museo, el de las Ciencias de Castilla-La Mancha. Consta de 6.000 metros cuadrados, y hay un montón de atracciones interactivas, por lo que es un buen plan para realizar con niños. Les encantará la máquina del tiempo, en la que podrán realizar un viaje virtual por el Sistema Solar y la Vía Láctea. También hay un planetario, un observatorio y muchas maquetas de marcianos y cohetes, además de dos reproducciones de los módulos de la Estación Espacial Internacional.

REPORTAJES RELACIONADOS