Cinco lugares secretos de Irlanda

Irlanda, la Isla Esmeralda, esconde lugares de gran belleza apenas conocidos.
Irlanda, la Isla Esmeralda
Fuente de la imagen: mojabanjaluka.info

A dos horas escasas en avión desde Madrid, la verde isla de Irlanda nos reserva unos increíbles parajes naturales, algunos de ellos prácticamente desconocidos para el común de los mortales. Situado en pleno Océano Atlántico, este país de tradiciones gaélicas, y habitantes de buen carácter, tiene la suerte de contar con maravillosos destinos, tanto de costa como de interior.


Aunque existen ciudades, pueblos y lugares que forman parte de los circuitos habituales de cuantos visitan Irlanda, si se explora bien descubriremos impresionantes parajes prácticamente vírgenes y realmente espectaculares.

Estos son sólo cinco lugares mágicos y desconocidos de Irlanda, pero existen muchos más, y te invitamos a descubrirlos.

Las montañas de Mourne, en Irlanda
Fuente de la imagen: Sobre Irlanda

Las montañas de Mourne, en el Condado de Down

Si buscas el lugar más aislado y tranquilo de Irlanda, sin duda lo hallarás en las montañas de Mourne. Fue en este fantástico paraje donde el escritor C.S Lewis se inspiró para crear el mágico mundo de Narnia.


No dejes de recorrer los 35 kilómetros del Muro de Mourne, de visitar las ruinas de Greencastle, del siglo XIV, o de pasear por Silent Valley, el “Valle Silencioso”, una gran reserva natural donde reina el silencio. 

Trá an Dóilín, la Playa de Coral , en Irlanda
Fuent de la imagen: Twitter

La Playa de Coral, en el Condado de Galway

Muy cerca del encantador pueblo de Carraroe, en Connemara, hay una pequeña playa de lo más curiosa. Su nombre en gaélico es “Trá an Dóilín”, lo que significa Playa de Coral. Su peculiaridad, su extraña arena, que te resultará bastante rara al tacto.


No te preocupes, no es de origen extraterrestre, es sólo que está formada íntegramente por algas coralinas. No son habituales este tipo de playas, pero en esta zona encontrarás dos, porque hay otra muy cerca, próxima a Ballyconneely.

Reserva Internacional de Cielo Oscuro de Kerry, en Irlanda


La Reserva Internacional de Cielo Oscuro de Kerry, en el Condado de Kerry

Si eres de esos que se quedan embobados mirando el cielo por la noche, no puedes perderte este destino irlandés. Hablamos de la Reserva Internacional de Cielo Oscuro de Kerry, un lugar donde no existe ningún tipo de contaminación lumínica. Aquí las palabras cielo nocturno cobran una nueva dimensión.


Podrás contemplar la Vía Láctea como en muy pocos lugares del mundo. No es extraño que algunos escritores, pintores y otros artistas vengan aquí en busca de paz e inspiración. Y muy cerca se han rodado varias escenas de la famosa saga de Star Wars

Isla de Dalkey, en Irlanda
Fuente de la imagen: homethoughtsfromabroad626 - WordPress.com

La Isla de Dalkey, en el Condado de Dublín

Aunque pertenece al Condado de Dublín, la ciudad parece quedar a años luz de esta pequeña isla cargada de historia. Recibe el nombre del mismo pueblo donde se encuentra, Dalkey, y ya estaba habitada hace más de 6.000 años. Los vikingos instalaron aquí un campamento de esclavos, y funcionó como puerto para Dublín durante la Edad Media.


Se accede a ella desde el puerto de Coliemore, en un barco tripulado por el enigmático barquero Ken. Allí podremos ver una antigua torre, la de Martello, y vestigios de asentamientos que datan del año 4500 a. C. No olvides comprar provisiones en el pueblo de Dalkey para pasar el día antes de embarcar para la isla.

Cuevas de Cushendun, en Irlanda
Fuente de la imagen: Discover Northern Ireland 

Las Cuevas de Cushendun, en el Condado de Antrim

Si eres un fiel seguidor de “Juego de Tronos”, seguro que las reconoces. En estas cuevas fue donde se rodó la escena donde Melisandre dio a luz a un horrendo demonio para matar a Renly Baratheon. 


Al margen de esta anécdota, y seas o no fan de la popular serie, las Cuevas de Cushendun son un lugar muy especial, digno de explorar. Se formaron hace más de 400 millones de años, y se adentran en las profundidades de la Tierra. Busca las pozas marinas que hay entre las rocas, o sencillamente  disfruta de las espectaculares vistas panorámicas del océano.