Setas de otoño en Iznalloz, Granada

El bello pueblo granadino de Iznalloz posee un entorno natural rico en setas y hongos otoñales.

El pueblo de Iznalloz, en Granada
Fuente de la imagen: TU GRANÁ

Es uno de esos pueblos blancos que lucen luminosos al sol de Andalucía, rodeados por verdes parajes naturales. Y es que el pueblo de Iznalloz, en Granada, se encuentra situado sobre la ladera de la Sierra Arana, en los Montes Orientales, un envidiable entorno natural.


Se encuentra a una altura de 805 metros de altitud, y es una buena zona, tanto en otoño como en primavera, para salir a coger setas. Las encontrarás en los alrededores del municipio, pero también junto a sus dos pedanías: Domingo Pérez y Dehesas Viejas.

Esta localidad, que sólo dista 35 kilómetros de la ciudad de Granada, posee otros muchos atractivos, como un agradable clima mediterráneo, un cuidado patrimonio monumental y buenas propuestas gastronómicas. De hecho, la villa posee un gran olivar, de cuyas aceitunas se obtiene uno de los mejores aceites de España, reconocido con la Denominación de Origen Aceite de Oliva de los Montes de Granada.

Imagen invernal de Iznalloz, en Granada
Fuente de la imagen: Pueblos de España


Qué ver en Iznalloz

Nuestra visita por este bonito pueblo granadino bien puede comenzar por la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Remedios. Es un magnífico ejemplo de arquitectura renacentista del siglo XVI, y está considerado Monumento Histórico-Artístico desde el 12 de junio del año 1973. En el municipio hay otro Monumento Histórico-Artístico, el puente romano que hay situado sobre el río Cubillas.


Proseguimos nuestro recorrido acercándonos a ver el edificio del Ayuntamiento viejo, del siglo XVI, que posee un gran escudo en piedra en la fachada principal. La villa cuenta también con una fortaleza, el Castillo de los Almendros, que es de origen musulmán, y del que tan sólo siguen en pie dos torreones y parte de los silos y mazmorras.


En cuanto a los atractivos naturales, no hay que dejar de pasear por El Sotillo, un bello paraje natural con abundancia de pinares y plantas aromáticas, y por supuesto visitar la Cueva del Agua, que se halla en el pico Cabezo del Asno de la Sierra Arana, a 1.700 metros de altitud. Una caminata ascendente que realmente merece la pena.

Cueva del Agua, en Iznalloz, Granada
Fuente de la imagen: Grupo de Espeleólogos Granadinos

Ruta gastronómica en Iznalloz

El pueblo de Iznalloz recibe a sus visitantes con una rica y variada oferta gastronómica, que posee muchas influencias de la cocina árabe y, como no podía ser de otra forma, de la andaluza, especialmente de la granadina.


En los bares y restaurantes de la zona se pueden degustar platos tradicionales como el salmorejo, las patatas a lo pobre, la migas de pan, la olla podrida, los potajes, la sopa de picadillo, el lomo de orza, los andrajos con liebre, el cordero, las habas tiernas, la carne asada, el choto cortijero, el estofado de costillas, la pierna de cordero en salsa acatuccitana, las patatas al mar y montaña, las setas al ajo y perejil, el pan de Calatrava o el bizcocho, entre otras delicias.

La Sierra Arana, en Granada
Fuente de la imagen: Granada natural

De setas en Iznalloz

Un valor añadido de Iznalloz, en temporada, es la abundancia de setas que se pueden recoger en sus espléndidos alrededores. Podremos informarnos y conocer un poco más de todo lo relacionado con su recogida en el Museo Micológico de la Sierra Arana.

Pero no se trata sólo de salir a coger setas, si no de dejarse envolver y disfrutar de los maravillosos parajes de Sierra Arana. Uno de los más bellos es El Sotillo, que cuenta con un merendero y una zona de acampada controlada.


Otro lugar clave durante nuestra visita es la Cueva del Agua, una cavidad formada por extensas galerías del periodo jurásico, lagos en varios niveles de distinta profundidad y un río interior.