El Museo Marítimo, historia y cultura del mar en Barcelona

Maria Reig 10 Diciembre, 2021

Embarcaciones a tamaño real, cartas náuticas, grabados y litografías son algunas de las maravillas que descubrir en este interesante museo, en el puerto de la Ciudad Condal.

Museo Marítimo de Barcelona
La Vanguardia

Barcelona, conocida en todo el mundo por su historia, instituciones, monumentos y de ambiente cosmopolita, no deja de sorprender a pesar de visitarla en numerosas ocasiones. En su puerto, concretamente en las Atarazanas Reales está el Museo Marítimo de la ciudad. Seguro que su visita sorprende gratamente con sus 10.000 m² dedicados a exposición, 1.500 a servicios y 2.200 a jardines.

Tanto su ubicación como sus fondos se remontan a tiempos pasados y hacen al visitante adentrarse en un mundo dedicado en exclusiva a la cultura del mar, desconocido para muchos, y cuyo objetivo no es otro que conservar y dar a conocer el patrimonio marítimo de nuestro país. Un interesante recorrido en el que descubrir naves históricas, fotos de archivo, instrumentos de navegación, documentos relacionados con importantes hechos y personajes del mundo marítimo, una rica muestra cartográfica y muchos más objetos y documentos marítimos que el museo ha ido recogiendo a lo largo de décadas a fin de homenajear a la gente de mar.

Museo Marítimo de Barcelona
Barcelona Bus Turístic

Las Atarazanas Reales

En el paseo marítimo de la ciudad, a los pies del Montjuïc, se encuentran las instalaciones del museo en las Atarazanas Reales. Son de estilo gótico y su construcción data del siglo XIII, por orden de Pedro II el Grande con el objetivo de crear un espacio cerrado pero abierto por un lado hacia el mar para facilitar la construcción de una flota capaz de favorecer la expansión comercial y militar de Cataluña y Aragón. Se trataba, pues, de un espacio dedicado fundamentalmente a la construcción, reparación y mantenimiento de naves.

A lo largo de los siglos, el edificio ha sufrido numerosas remodelaciones, una de las cuales fue realizada en 1723 e intentaba ampliar la zona de trabajo para aumentar su capacidad industrial. Sin embargo, y a pesar de numerosas intervenciones, ha mantenido su clásico estilo gótico catalán. Las embarcaciones que allí se construyeron en una primera época fueron galeras para esclavos utilizadas para uso comercial y para la guerra. Así, se puede ver una reproducción de la Grada Mayor, la Galera Real que de la mano de Juan de Austria participó en la Batalla de Lepanto en 1571 derrotando a los turcos y que fue uno de los mayores barcos construidos en estas instalaciones.

Hasta la primera mitad del siglo XVIII el edificio se utilizó como arsenal y con distintos fines militares, y ya en 1935 se cedió el edificio a la ciudad, que en 1936 comenzó a convertirse en un espacio dedicado al mar. Después de la Guerra Civil y de una completa renovación, el museo abrió sus puertas al público en 1941. Las Atarazanas Reales fueron declaradas Monumento Histórico-Artístico en 1976, y en 2006 el Museo Marítimo fue declarado Museo de Interés Nacional.

Museo Marítimo de Barcelona
65yMás

Un recorrido por el Museo Marítimo de Barcelona

En la visita al Museo Marítimo de Barcelona, hay una gran variedad de opciones. En el ámbito de la cartografía, se pueden contemplar más de 2.800 cartas náuticas de cronologías que van desde el siglo XV hasta el XX además de globos terráqueos, atlas, dibujos y representaciones geográficas relacionadas con el descubrimiento del mundo. Se trata de una gran colección de representaciones de mares y costas que recogen más de cinco siglos de historia. Los modelos en miniatura de barcos recopilan un amplio abanico de embarcaciones que, bien porque ya no se conservan o bien por su tamaño, no podríamos conocer de otra forma. Por otro lado, se puede observar una gran colección de instrumentos relacionados con la navegación y con el conocimiento del mar y del cielo: octantes, catalejos, sextantes, discos de astrolabios,… que muestran toda la historia de los hombres de mar.

Pero sin duda, aquello que quizá más impacte del museo sean las 85 embarcaciones originales, reflejo de la cultura e historia marítima de los últimos siglos. Desde la réplica de la Galera Real, nombrada anteriormente, el yate Far Barceloneta, el jakt Far Barcelona (antigua goleta noruega dedicada al transporte de pescado), pasando por los laudes menorquín y de Formentera, barcas de pesca tradicionales, embarcaciones de vela latina, la goleta de tres palos Pailebote Santa Eulalia, hasta embarcaciones dedicadas a las regatas, los ojos del visitante disfrutarán de esta magnífica exposición.

Quedan por nombrar numerosos aspectos relacionados con el mar de los cuales también se pueden descubrir al visitar el Museo Marítimo: grabados y litografías, pinturas y retratos de barcos, navegación submarina, mascarones y esculturas, su biblioteca,… Sin duda, la visita a este museo nos descubrirá el mundo del mar, no nos dejará indiferentes, disfrutando de cada uno de sus rincones y sumergiéndonos en la historia marítima de la ciudad.

REPORTAJES RELACIONADOS

Castelldefels, destino de playa en Barcelona

Castelldefels, destino de playa en Barcelona

Buscamos destinos de veraneo que nos ofrezcan algo más que playa y lo encontramos en la costa de Barcelona. Nos vamos hasta Castelldefels, una ciudad de vacaciones para disfrutar de la playa, de la cu...