El pueblo blanco de Mojácar, en Almería

Maria Reig 12 Agosto, 2019

Organiza tu agenda para dejarte seducir por el encanto de Mojácar, declarado uno de los pueblos más bonitos de España desde 2003.

Calles típicas de Mojácar. Foto: Juan José Villena

Al final de Sierra Cabrera, al este de la provincia de Almería y en una cima a 170 metros sobre el nivel del mar, está situado Mojácar. Es el lugar perfecto en el que pasar unas vacaciones frente al mar.

El nombre de Mojácar deriva de ‘Monxacar’, que significa ‘Monte Sagrado’. Su historia tiene miles años, pasando por diferentes épocas y culturas, desde la Prehistoria hasta el reinado árabe y la reconquista católica. Hoy en día, Mojácar todavía conserva ese aire musulmán, que se mezcla con la arquitectura moderna, dando así a la ciudad un ambiente único.

Mojácar. Foto: Juan José Villena

Qué ver en Mojácar

Cuando llegas a Mojácar te ves envuelto de calles blancas estrechas llenas de flores que inundan todo de color. Hay lugares que no puedes perderte en este hermoso pueblo.

Uno de los primeros puntos de interés por los que vas a pasar va a ser seguramente la Puerta de la Ciudad, que fue construida en el siglo XVI y está decorada con el emblema de la misma, un águila de dos cabezas. Tras ella, la Plaza Nueva y el Mirador, lugares siempre llenos de turistas tomando algo en sus numerosos bares o disfrutando de su impresionante puesta de sol. Desde allí se pueden ver las sierras de Cabrera, Bédar y Almagrera, el río aguas y algunos pueblos cercanos.

Otra zona llena de encanto en Mojácar es la Fuente Mora, una fuente de doce caños en la que el último gobernante árabe se entregó de forma pacífica a los Reyes Católicos. Tampoco puedes dejar de visitar la Plaza del Parterre, que fue utilizada como cementerio árabe, la Iglesia de Santa María o la Ermita de Nuestra Señora de los Dolores, erigida en el siglo XVI sobre una mezquita morisca y que actualmente alberga una tienda de suvenires.

El Índalo. Foto: Maria Reig

El Índalo

El origen del Índalo hay que buscarlo en los primeros años de la existencia del hombre, concretamente en el neolítico. En la Cueva de los Letreros, cerca de Vélez- Blanco, se encontró una pintura rupestre de un hombre que sujeta un arco de cazador o el arcoíris.

Su nombre, Índalo, proviene de la palabra ibérica ‘Indal’, que significa ‘dios protector y poderoso’. Se creía que tenía el poder mágico de un tótem protector que libraba de toda clase de maleficios, entre ellos las tempestades, los rayos y el mal de ojo, dando suerte, salud y amor.

Tradicionalmente, los habitantes de Mojácar pintaban en las puertas de sus casas la figura del Índalo, mucho antes de que se conociera por ese nombre, buscando protección frente a las adversidades. Precisamente por eso, Mojácar ha acostumbrado a ser el Pueblo Índalo. La provincia de Almería lo ha establecido como su emblema.

Atardecer en Mojácar. Foto: Juan José Villena

Hoteles en Mojácar

En hoteles.net hemos hecho una pequeña selección de alojamientos en los que descansar después de un maravilloso día en el pueblo de Mojácar.

El Parador de Mojácar es uno de esos hoteles con un encanto especial de cuatro estrellas. Dispone de terraza, aparcamiento, piscina, servicio de habitaciones y Wi-Fi gratuito. ¿Su punto fuerte? Todas sus habitaciones tienen vistas al mar.

El hotel Mamabels es de estilo boutique y está ubicado en una tranquila calle de la localidad. Sus habitaciones están decoradas con obras de arte originales y también gozan de vistas al mar.

Por último, el hostal Arco Plaza se encuentra junto al mirador El Castillo, en el punto más alto de Mojácar. Sus habitaciones cuentan con una decoración de estilo rústico y baño privado con bañera. El alojamiento dispone de un bar cafetería y un solárium con vistas a la Sierra Cabrera.

REPORTAJES RELACIONADOS

Carboneras, combina playa y naturaleza en Almería

Carboneras, combina playa y naturaleza en Almería

Encontrar todo lo que necesitas en tu destino de vacaciones es posible en Almería. Descubre Carboneras, un pueblo pesquero en el que podrás disfrutar de la playa, de la naturaleza y del patrimonio cul...