Escapada a Salamanca, capital universitaria y ciudad monumental

A veces apetece empaparse del aire cultural, literario e histórico en un paseo tranquilo por un lugar especial. Hacemos una escapada a Salamanca, capital universitaria y ciudad monumental.

Descubre Salamanca
National Geographic


El río Tormes baña esta fascinante ciudad repleta de estudiantes, turistas despistados y amantes de los viajes culturales. Salamanca es una verdadera joya que bien merece una escapada de fin de semana. Caerás rendido a sus encantos.

Se encuentra en Castilla y León, es capital de la provincia homónima y también capital universitaria por méritos propios. Salamanca te espera discreta con su cielo azul brillando sobre una ciudad monumental.

Catedral de Salamanca
Civitatis

Qué ver en Salamanca

Salamanca tiene tanto para ver que es imposible descubrirla por completo en un fin de semana. Pero puedes intentarlo y dejar algunas cosas para tu próxima visita porque volverás, eso seguro. Puedes empezar la visita a lo grande en alguna de sus dos catedrales. La Catedral Vieja, dedicada a Santa María de la Sede empezó a construirse en el siglo XII en estilo románico.

Cuando este templo quedó pequeño para acoger a tantos fieles, se mandó construir otra, la Catedral Nueva de la Asunción de la Virgen María. Esto ocurrió en 1513 y su construcción no finalizó hasta el siglo XVIII, así que te puedes imaginar lo impresionante que resulta su mezcla de estilos arquitectónicos.

Como ocurre en todas las ciudades castellanas, no te faltarán edificios religiosos en sus calles, cada uno más interesante, pero se trata de una lista interminable. Imprescindibles en Salamanca son su Ayuntamiento barroco o la sorprendente Casa de las Conchas del siglo XV. Pero ojo, si este edificio está recubierto de preciosas conchas, hay una Casa de la Muerte repleta de calaveras en su fachada.

También cuenta la ciudad universitaria con una interesante red de museos. Si tienes que elegir, quédate en la Casa de Lis con el Museo Art Noveau y Art Decó o con la Casa Museo de Unamuno.

Fachada de la Universidad de Salamanca
El País

Qué hacer en Salamanca

Indudablemente el principal atractivo de Salamanca son sus monumentos y, por lo tanto, la visita cultural es lo que te va a llevar más tiempo en esta escapada. Pero hay algunas cosas que no puedes dejar de hacer. Por ejemplo, ir a la Universidad.

Sí, sí, tal vez pasaste por esa experiencia, pero en Salamanca hay que ir a la Universidad, fundada por Alfonso X el Sabio en 1254, de fachada plateresca y con un detalle decorativo que tienes que encontrar: la rana sobre la calavera

Hablando de búsquedas de detalles decorativos, una de tus misiones en Salamanca es encontrar un astronauta en la fachada de la Catedral Nueva. Y una vez cumplida tu misión, puedes ir a tomar algo a la Playa Mayor, parada indispensable en la ciudad. 

La literatura ha dejado su impronta en la ciudad y por eso puedes acercarte a disfrutar de un relajante momento en el Huerto de Calixto y Melibea, ¿quién sabe lo que puede ocurrir allí? Y si buscas improntas más antiguas, cruza el puente romano para obtener unas vistas distintas de Salamanca desde el otro lado del río.

En esta escapada vas a poder comprobar que la gastronomía salmantina es de las más deliciosas. No te cortes en probar todos los platos típicos y acuérdate de que la estrella es el hornazo, una empana de chorizo, lomo, jamón y huevo de la que no te podrás olvidar. Debido a su carácter universitario, no te faltarán las tapas y el ambiente nocturno, así que no esperes más y vive Salamanca.