Berrioplano, turismo rural al estilo navarro

Belén Valdehita 14 Diciembre, 2018

Próximo a la ciudad de Pamplona, y con una magnífica oferta de naturaleza, el municipio de Berrioplano es un buen destino para los aficionados al turismo rural.

Panorámica de Berrioplano, en Navarra
Angel T

Ubicada en la Comunidad Foral de Navarra, la localidad de Berrioplano está integrada dentro de la Merindad de Pamplona, ciudad de la que dista tan sólo siete kilómetros, por lo que forma parte de su área metropolitana. Pero es la distancia suficiente para que sea un lugar tranquilo, con buenas infraestructuras y un encantador entorno natural.

El municipio está formado por 10 concejos: Aizoáin, Añézcar, Artica, Ballariáin, Berrioplano (capital administrativa), Berriosuso, Elcarte, Larragueta, Loza y Oteiza de Berrioplano.

El clima de tipo oceánico proporciona a esta población unas temperaturas moderadas durante todo el año. Los veranos son suaves, y los inviernos frescos. En cuanto a las precipitaciones, son bastantes abundantes y se reparten de forma regular a lo largo de todas las estaciones.

Iglesia de Oteiza de Berrioplano, en Navarra
Flickr / RLasaosa

Paseo monumental y gastronómico por Berrioplano

Uno de los atractivos de esta localidad navarra es su oferta monumental. En ella destaca la Parroquia de la Purificación, original del siglo XII y de estilo románico. En su interior cuenta con un interesante Retablo Mayor. También llaman la atención varias casas señoriales del siglo XVIII que se hallan repartidas por el municipio.

En los otros concejos del municipio también se pueden ver algunas joyas monumentales, como la Parroquia de Santa Águeda de Aizoáin, del siglo XIV; la Iglesia Parroquial de San Esteban de Larragueta, del siglo XIII; el castillo de Añézcar, los caseríos de Artica y Ballariáin, la Torre-Palacio de Berriosuso, el fuerte de Alfonso XII de Cendea de Berrioplano o la Iglesia de San Juan Bautista de Oteiza, del siglo XII.

Llegada la hora de comer, se puede decir que Berrioplano no posee una cocina tradicional propia, aunque antiguamente existían platos típicos de la zona como el relleno, receta que ha caído en desuso. La cocina más habitual es la pamplonica, en la que los pintxos son parte importante del acerbo culinario. Otros platos tradicionales son los elaborados con verduras de la zona, como alcachofas, habas, cardo, espárragos, pimientos de piquillo o borraja; los guisos de alubias rojas y pochas, los chuletones, el cordero al chilindrón, el cabrito asado a la leña, los platos de caza, las truchas a la navarra o las anguilas con pochas, entre otras muchas posibilidades.

Berriosuso, en Berrioplano, Navarra
Archivo del patrimonio inmaterial de Navarra

Oferta de turismo rural de Berrioplano

Tras haber descubierto sus propuestas monumentales y degustado la buena cocina navarra, nos quedan otros muchos alicientes. Y es que Berrioplano, pese a su cercanía a una gran ciudad como Pamplona, mantiene su propia entidad y el encanto de estar rodeado de un entorno natural privilegiado. Para conocerlo, el Ayuntamiento de la localidad ha diseñado el plano-guía de Senderos Naturalísticos de Berrioplano, con cinco atractivos itinerarios: San Cristóbal, Muga de Pamplona, Balsa de Iza, Plazaola y Cañada Real.

Además, la localidad posee un parque de aventura, Rocópolis, que es un centro de ocio y escalada de interior con distintos circuitos en función de la edad y la experiencia.

El calendario festivo del municipio incluye eventos como el Día de la Cendea, que reúne a los vecinos de los diez concejos y se celebra el último sábado de septiembre; la fiesta de San Juan, que tiene lugar el 24 de junio y cuenta con el tradicional encendido de hogueras la noche anterior, o la festividad de Todos los Santos, el 1 de noviembre, que es cuando los vecinos se reúnen para organizar el Castañé y degustar las otoñales castañas asadas.

REPORTAJES RELACIONADOS