Guía de Cabrera

Belén Valdehita
Belén Valdehita 04 Marzo, 2019

Situada a sólo media hora en barco desde Mallorca, la isla balear de Cabrera es un lugar privilegiado, y muy protegido, donde pasar un maravilloso día o una estupenda semana, que es el tiempo máximo permitido para permanecer, y sólo en temporada baja.

La isla de Cabrera, en las Islas Baleares
Globales Magazine

A Cabrera, en las Islas Baleares sólo hay dos formas de llegar, en barco o nadando desde Mallorca. Aquí no encontraremos hoteles, ni tampoco restaurantes. Hay un refugio donde se puede dormir, y una cantina donde refrescarse y comer algo. Están prohibidas las mascotas, bucear sin obtener un permiso o pescar. Y te preguntarás, ¿qué tiene Cabrera? Pues toda la esencia del Mediterráneo, sin adulterar y totalmente protegida, concentrada en un pequeño archipiélago que fue declarado Parque Nacional en el año 1991.

El Parque Nacional Marítimo Terrestre del Archipiélago de Cabrera está integrado por los islotes de Estells de Fora, L'Imperial, Cabrera, Illa de ses Bledes, Na Redona, Conillera, L'Esponja, Na Plana, Illot Pla, Na Pobra, y Na Foradada. Hoy en día está gestionado por el Ministerio de Medio Ambiente, a través del Organismo Autónomo Parques Nacionales, y por la Conselleria de Medi Ambient del Govern Balear.

Naturaleza salvaje de lo más peculiar, maravillosas playas, impresionantes puestas de sol, más de 500 especies de plantas y 950 de animales marinos... Todo esto y más lo podrás descubrir en esta completa Guía de Cabrera.

Castillo de la isla de Cabrera
Hola

Qué ver en Cabrera

  • Castillo de Cabrera: construido en el siglo XIV, se encuentra a 72 metros de altura sobre el mar. Fue edificado para defender la isla de los ataques de los piratas. Mediante hogueras se comunicaban con la torre de Sa Ràpita, la más próxima de todas las que se hallan en Mallorca. Para llegar a él hay que realizar a pie una ruta ascendente de un kilómetro y medio. En días claros, desde la fortaleza se puede contemplar la sierra de Tramuntana y las montañas de Artà, en Mallorca.
  • Faro de Ensiola: la ruta a pie que nos lleva hasta el faro es una de la más duras de este parque nacional, pero también es una de las más gratificantes. Y es que, tras recorrer 11 kilómetros por un bello paisaje de acantilados, llegaremos a la cima, situada a 102 metros de altura. Allí podremos ver el faro y disfrutar de un infinito y espectacular paisaje marino.
  • Colina de la Miranda o Bellamirada: recibe este nombre porque desde ella se pueden contemplar unas preciosas vistas panorámicas de gran parte de Cabrera. Por supuesto, y como sucede en toda la isla, a ella se llega andando.
  • Casa de los Feliu: es la vivienda de los que fueron los últimos propietarios de la isla, antes de que, en el año 1916, el Estado la expropiara con fines militares.
Excursión a Sa Cova Blava, en Cabrera
Excursions a Cabrera
  • Museo de Cabrera Es Celler: se accede a él desde el puerto por una ruta de tres kilómetros, que sólo se puede hacer a pie. El museo está ubicado en la que fuera la bodega de la Casa de los Feliu, o Can Feliu. Se trata de un espacio dedicado a la arqueología, la etnología y la ecología de la isla. Alrededor del edificio del museo, que fue construido a finales del siglo XIX, hay un pequeño jardín botánico que alberga una buena colección de las plantas que podremos ver en Cabrera, siendo algunas de ellas endogámicas de las Islas Baleares.
  • Sa Cova Blava: se trata de una bonita gruta submarina. Aquí podremos disfruta de un baño y, con unas gafas de bucear, descubriremos su impresionante fondo marino.
  • Monumento a la memoria de los soldados franceses: tras la victoria española en la Batalla de Bailén, en 1808, durante la Guerra de la Independencia, más de 9.000 soldados franceses fueron hechos prisioneros y trasladados a Cabrera. Las duras condiciones de la isla, la escasez de comida y otras muchas adversidades hicieron que sólo 3.600 soldados sobrevivieran a su cautiverio. Como muestra del horror que vivieron, por la isla quedaron diseminados los cadáveres de los fallecidos. Los huesos de algunos de ellos reposan hoy en día en el interior de un obelisco, de unos siete metros, que les rinde homenaje.
Parque Nacional Marítimo Terrestre de Cabrera
Marina Tramontana

Qué hacer en Cabrera

El senderismo no es sólo un excelente plan en Cabrera, también es una opción obligatoria. Y es que por esta protegida isla balear sólo se puede ir andando. Pero merece la pena descubrir la infinidad de rutas que se pueden realizar, como la que lleva al castillo, la del Faro de Ensiola, la de la colina de la Miranda... Nada más llegar al puerto, los visitantes son recibidos por el personal del parque nacional, que les informan sobre todas las rutas e itinerarios posibles, además de las normas que deben cumplir durante su estancia en la isla. El buceo es otra de las actividades recomendadas en la isla. Tras la regulación de las actividades pesqueras, en el parque han quedado establecidas varias zonas de buceo. Para practicarlo es preciso solicitar un permiso previo en el Govern de les Illes Balears.

La flora y la fauna de la isla son otros de sus atractivos, y te recomendamos que te detengas a contemplarlas y a fotografiarlas. Especies vegetales como sabinas, acebuches, lentiscos o pinos carrasco conviven con endemismos como la lagartija balear. Si miramos al cielo podremos observar un gran número de aves rapaces y marinas, y en sus aguas habitan delfines, tortugas, erizos, lubinas, doradas, meros, pulpos, morenas, congríos o sepias, entre otras muchas especies.

Pasar el día en la playa también es una buena opción en Cabrera. Os recomendamos la playa de S'Espalmador, la playa de Sa Platgeta o la playa de Cas Pages. Ninguna de ellas posee servicios, pero tienen una baja ocupación y son de lo más tranquilas y relajantes. Contemplar la puesta del sol, visitar la Cueva Azul (sa Cova Blava) al atardecer o recorrer el yacimiento arqueológico de Pla de ses Figueres son otros sugerentes planes en esta isla balear.

Senderismo por la isla de Cabrera
Guía Repsol

Cómo llegar a Cabrera

Todo comienza en el Centro de Visitantes, que no está en Cabrera, lo encontraremos al sur de Mallorca, y más exactamente en la Colonia de Sant Jordi. Es aquí desde donde parten los barcos que llegan a la isla, la cual actualmente sigue estando prácticamente deshabitada. En ella sólo viven el personal del parque nacional, algún pescador local y la familia que regenta la cantina que hay en el pequeño muelle del puerto.

A la isla se puede llegar como visitante de día en los barcos que salen desde la Colonia de Sant Jordi, y también desde Portopetro. Otra posibilidad es hacerlo en las embarcaciones privadas que hayan sido autorizadas para fondear en las boyas que hay en la pequeña bahía. Se permite el fondeo de hasta 50 embarcaciones por día, y hay que solicitar un solicitar permiso de navegación o de fondeo a la Administración del Parque.

Entre las empresas que ofrecen el servicio de traslado hasta la isla se encuentran Excursiones Cabrera, Mar Cabrera o Click Mallorca. La travesía dura entre 30 y 45 minutos, dependiendo del estado del mar y del tipo de embarcación. Estas misma empresas también ofrecen la posibilidad de realizar viajes al atardecer, recorridos para observación de aves o safaris fotográficos.

Albergue de Cabrera
Ultima Hora

Dónde dormir en Cabrera

El Albergue de Cabrera es el único alojamiento que hay en el Parque Nacional Marítimo Terrestre del Archipiélago de Cabrera, y sólo cuenta con 12 estancias. Para llegar hasta él desde la oficina del puerto hay que recorrer andando una distancia de alrededor de 15 minutos, siendo el camino bastante irregular. Por este motivo se aconseja llevar calzado apropiado e ir ligero de equipaje.

También conviene saber que en el albergue está totalmente prohibida la realización de fiestas o toda actividad que perturbe la tranquilidad de los clientes. De hecho, hay establecido un horario de silencio que va desde las 00:00 a las 07:00 horas. Otro factor es importante es que el agua que se usa en el albergue no es potable. Hay disponibles máquinas en las que se pueden comprar botellas de agua y refrescos. Para comer, en la cantina del puerto preparan bocadillos. El albergue de Cabrera se habilitó en uno de los edificios con los que contaba el complejo del antiguo campamento militar de la isla. Dispone de 24 plazas, y los precios oscilan entre los 50 y los 65 euros, en función del mes, aunque sólo abre de abril a octubre.

Como la entrada y la salida de la isla de Cabrera está condicionada por el estado de la mar, es posible que no puedas realizar tu regreso cuando tenías previsto. En ese caso, y siempre debido a causas meteorológicas, se prolongará de manera gratuita la estancia en el albergue de los clientes hasta que el transporte pueda ser reanudado. Otra opción para pernoctar, es hacerlo en la Colonia de Sant Jordi, en la isla de Mallorca.

REPORTAJES RELACIONADOS

Guía de Manacor

Guía de Manacor

Playas doradas, mar azul turquesa y ese encanto de pueblo marinero que, a pesar de su crecimiento, ha sabido conservar, convierten a Manacor en uno de los destinos más atractivos de la isla de Mallorc...