El Valle de Bonaigua, en Lleida

Belén Valdehita 15 Diciembre, 2017

Destino esencial para el otoño, el valle leridano de Bonaigua luce espléndido durante todo el año.

Valle y puerto de Bonaigua, en Lleida
Fuente de la imagen: Jordi Brió i Febrer

Es uno de los muchos espacios naturales de ensueño del Pirineo Catalán. De hecho, el Valle de Bonaigua, a través del puerto el mismo nombre, es una zona de paso entre la inmensa mole de montañas que la rodean. Se halla al este del Valle de Arán, y justo al norte se encuentra el Parque Natural de Aigües Tortes y del Lago San Mauricio. Estamos rodeados por auténticos paraísos naturales de la provincia de Lleida.


Sin duda alguna, el otoño es la mejor época para adentrarse en este hermoso valle, perdiéndose entre frondosos bosques que nos obsequian con toda una gama de colores otoñales.

La localidad de Vielha, en Lleida
Fuente de la imagen: GotoThePyrenees.com

Caminando por Bonaigua

Desde la encantadora localidad de Vielha parte una sinuosa y empinada carretera, que tras un maravilloso trayecto, que incluye un túnel de seis kilómetros, nos lleva hasta el valle. Es el momento de dejar y el coche y empezar a recorrer a pie sus bosques, arroyos y praderas, donde pastan tranquilamente vacas y caballos.


El silencio, sólo roto por el sonido del agua y de los pájaros, y el olor a campo nos envuelven. El otoño nos entra por los ojos a través de las tonalidades rojas, amarillas y ocres que ofrecen los árboles caducos, contrastando con el verdor de los abundantes abetos. Y a nuestros pies, la verde y húmeda hierba, moteada por algunas florecillas de la época y por una variada gama de setas y hongos.


Tras el paseo, podemos proseguir nuestro recorrido en coche hacia la localidad de Esterri d'Aneu, atravesando el abetal de la Mata de Valencia y de Sorpe, uno de los más espectaculares bosques de abetos que existe en los Pirineos.

El pueblo de Esterri d'Aneu, en Lleida
Fuente de la imagen: Escaparamoto

Bonaigua en invierno

Tras el otoño, el frío y la nieve cubren todo el valle. Las nevadas pueden llegar a ser impresionantes, por lo que conviene informarse previamente antes de viajar a Bonaigua en la época invernal.


Por encima de los bosques y prados del valle hay varios lagos de origen glaciar. Sus heladas aguas reflejan las altas montañas que los rodean, creando una imagen inolvidable. Y si miramos con detenimiento, podremos ver grandes truchas nadando en ellas. Tanto la primavera como el verano son también buenas épocas para dejarse caer por el Valle de Bonaigua, cuando la vida estalla rebosando luz y color.


Los mejores lugares para alojarse durante nuestra estancia los encontraremos en Esterri d'Aneu y Vielha. Este último pueblo posee un precioso casco antiguo, y se encuentra dentro de la llamada Ruta del Románico. Esterri d'Aneu es también una bella localidad, con sus características casas del Pirineo y un entorno natural que te dejará fascinado.

REPORTAJES RELACIONADOS

La estación de esquí de Port del Comte, en Lleida

La estación de esquí de Port del Comte, en Lleida

Comienza la época de los deportes de invierno y hay que ir haciendo planes. La estación de esquí de Port del Comte está situada en la Vall de Lord, en la comarca de Solsonés, en Lleida, Catalunya. Cue...

Solsona, en Lleida: historia, tradición y gigantes

Solsona, en Lleida: historia, tradición y gigantes

Solsona es una población de la provincia de Lleida, en la Comunidad Autónoma de Catalunya. Ejerce como la capital de la comarca del Solsonés, además de ser cabeza de partido judicial y sede del obispa...