Escapada pirenaica a Garós, en el Valle de Arán

Garós es un encantador pueblo leridano del Valle de Arán, en Catalunya.

La localidad de Garós, en Lleida
Fuente de la imagen: Diputació de Lleida

Garós es una pequeña población del municipio leridano del Alto Arán. Hasta aquí no parece gran cosa, pero nada más lejos de la realidad. Rodeado de un maravilloso entorno natural, con los Pirineos de fondo, el pueblo es como de cuento, destacando su peculiar arquitectura del Valle de Arán.

 

Situado al norte de la provincia de Lleida, en la Comunidad Autónoma de Catalunya, pertenece al tercio o terçon de Arties y Garós. ¿Y qué es un  terçon, te preguntaras? Pues es una división territorial que se utiliza en el Valle de Arán para las elecciones al Consejo General de Arán.


Tanto la localidad de Arties como la de Garós forman una entidad municipal descentralizada, de la que Arties es la población principal. Pero lo importante es que es uno de esos destinos con los que sueñan los aficionados al campo, a la montaña y a la naturaleza en general.

El pueblo de Garós, en el Valle de Arán, Lleida
Fuente de la imagen: Festa Catalunya

El tiempo en Garós

Te tienen que gustar mucho los destinos de montaña como éste del Valle de Arán, porque el clima es duro. De tipo atlántico de alta montaña, se caracteriza por contar con abundantes precipitaciones, más 1.000 litros por metro cuadrado al año, tanto de agua como de nieve.


Se trata del tiempo típico del Valle de Arán, con temperaturas bastante frescas durante todo el año, y especialmente frías en invierno. Pero todo tiene su lado bueno, ya que la la persistente humedad que se da en esta zona es la responsable de su exuberante vegetación.

Iglesia de Sant Julian, en Garós, Lleida
Fuente de la imagen: Pueblos de España

Qué ver en Garós

Garós es más bien pequeño, pero posee un gran atractivo. Para empezar, sus casas construidas según la arquitectura tradicional del Valle de Arán, realizadas en piedra y con tejados de pizarra.


Su monumento más destacado es la Iglesia de Sant Julian, de origen románico pero reformada en el siglo XV. Su campanario se remonta al año 1619, y es tan grande que parece una torre de defensa. Dentro de la iglesia podremos ver su altar mayor de estilo barroco, del año 1774, junto a una talla de un Cristo, una imagen gótica de la Virgen y una cruz procesional de plata.


También hay muchos lugares de interés relacionados con la naturaleza. De hecho son más numerosos y espectaculares, como el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Hasta 200 lagos se reparten por el valle, siendo los más cercanos el Lago Saboredo, los del Circo de Colomers y el Lago de Mar. No faltan picos de gran altura, como el Mauberme (2.880 metros), el Montarto (2.830 metros), el Barlonguèra (2.802 metros) y el Baciver (2.644 metros).

El pueblo leridano de Garós nevado
Fuente de la imagen: Nevasport.com

Turismo en Garós

Ya hemos visto los atractivos naturales y monumentales de este enclave leridano, en el que sin duda también hay que hablar de su oferta gastronómica. Los platos tradicionales se elaboran con productos del huerto, carnes de caza y peces de río, siendo la receta más más típica la olla aranesa. No dejes de probar los patés, las setas, el caviar o las frutas silvestres locales.


En los bellos parajes naturales de los alrededores de Garós se pueden realizar diversas actividades, como el senderismo, el parapente o los paseos a caballo y en bicicleta, y en invierno se pueden practicar los deportes de nieve en la cercana Estación de Esquí de Baqueira-Beret.