Viajamos a Pirineos con nuestras mascotas

Sandra Monrabal del Moral

Sandra Monrabal del Moral 25 Septiembre, 2017

Hemos empezado el otoño de una forma casi inmejorable, en Pirineos. Acompañados por nuestras mascotas pasamos unos días en el Pirineo aragonés y os lo vamos a contar todo para que os sirva de guía sobre dónde comer por la zona de Huesca, qué hacer en tu viaje a Pirineos y dónde hospedarse si viajas a la zona con tu mascota.


Viajamos a la zona de Ordesa, aunque no dentro del Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido, pues en temporada alta muchas zonas están restringidas para los coches y los perros deben ir atados en todo momento dentro del parque, de modo que decidimos alejarnos unos 30 km y elegimos la zona de Biescas para alojarnos. En Hoteles.net puedes encontrar numerosos alojamientos como casas rurales, hoteles, hostales o campings donde puedes alojarte junto a tu perro sin problemas.

Fuente: LosK2delasKumbres


En Otoño esta zona goza de una temperatura estupenda que ronda los 25 grados de máxima durante el día y cae hasta los 10º por la noche. Cabe la posibilidad de que tengamos algún día tormentoso, pero no dejemos que la lluvia nos pare, chubasquero y a disfrutar del Pirineo.


Visitas urbanas en Pirineos

Visita a Jaca

Jaca es una de las ciudades más importantes de la zona, cuenta con un precioso casco histórico medieval en el que destaca su Catedral. Se trata de una ciudad con un tamaño que la hace perfecta para visitarla en un tarde, y cuenta con numerosas plazas con terrazas donde comer o tomar algo.


Excursión a Ainsa

Fuente: Camping Boltaña

Otra ciudad que no te puedes perder es Ainsa, un municipio con un gran encanto que te envuelve totalmente. Ainsa cuenta con una fortaleza llena de historia, situada en lo alto de la ciudad, que da la bienvenida a los turistas y que puede visitarse gratis, incluso con perro. De hecho constituye la puerta de entrada a la ciudad.


Actividades en la montaña en Pirineos

Senderismo

Por supuesto el senderismo es la actividad estrella de la zona. Existen innumerables rutas que descubren al paseante paisajes idílicos junto a ríos, cascadas, desfiladeros, prados e inmensos montes. La zona de los lagos de Panticosa, junto al Balneario del mismo nombre, ofrece interesantes rutas que siguen las decenas de riachuelos que alimentan los lagos e ibones de la zona. Vale la pena emplear todo un día en conocer este lugar, sin prisa. A la tarde, si hace bueno, podemos disfrutar del lago principal, donde los perros también pueden bañarse en sus calmadas aguas.

Imagen de Hoteles.net

Barranquismo en Huesca

El verano y el otoño son ideales para la práctica del barranquismo, el deporte estrella de la zona cuando no hay nieve. Son épocas muy seguras al no haber aguas de deshielo, y la zona Torla-Ordesa ofrece barrancos de todos los niveles para disfrutar de una mañana de acción, aunque para esto haya que dejar a los perros en el hotel a buen recaudo.

Tirolina del Valle de Tena 

Muy cerca de allí, en Hoz de Jaca se encuentra la tirolina más larga de Europa, si estás por la zona no te lo puedes perder. Por 18 euros nos arrojan a una velocidad de 90 km por hora para que surquemos, como un pájaro, el Valle de Tena, impresionante.

Imagen de Hoteles.net

Comer y cenar en el Pirineo aragonés

La gastronomía pirenaica es rica, variada y deliciosa. Disponemos de restaurantes montañeses clásicos así como de locales de cocina moderna que nada tienen que envidiar a los de la gran ciudad. Entre nuestras recomendaciones está el El Duende, en Torla-Ordesa, un restaurante típico con un producto diez, el Restaurante Puertolas, en Escuer, del mismo estilo. Si quieres algo más moderno el Restaurante Saborea, en Biescas, no deja a nadie indiferente, pero requiere de reserva previa del menú, al menos el día de antes.

Plato del Restaurante Saborea de Biescas


Si buscas algo más informal las recomendaciones son infinitas, pues el buen producto general y la amabilidad de la gente de la zona hace que sea muy difícil encontrar un mal sitio.

REPORTAJES RELACIONADOS

El pueblo resucitado de Lanuza, en Huesca

El pueblo resucitado de Lanuza, en Huesca

Tras quedar sumergido en las aguas de un embalse, el pueblo oscense de Lanuza volvió a resurgir de nuevo en el bellísimo Valle de Tena gracias a labor, y al dinero, de sus gentes...