Castellfollit de la Roca, un pueblo catalán al borde de un precipicio

Belén Valdehita
Belén Valdehita 10 Julio, 2019

Castellfollit de la Roca es un pueblo gerundense que se encuentra situado justo al borde de un risco de origen volcánico de 50 metros de altura, y su belleza es incuestionable.

Castellfollit de la Roca, en Girona
Bassegoda Park

En la provincia de Girona, en Catalunya, se encuentra el Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa, y dentro de él se halla uno de los pueblos más pequeños de esta comunidad autónoma. Hablamos de Castellfollit de la Roca, cuya principal peculiaridad no es su reducido tamaño, más bien es famoso por su peculiar ubicación. Y es que esta localidad gerundense se halla al mismísimo borde de un precipicio.

Desde lejos, uno se queda fascinado al ver este bonito pueblo ubicado en lo alto de una pared basáltica y rodeado por un espectacular entorno natural. Flanqueada por los ríos Fluviá y Toronell, esta población de origen medieval es uno de los destinos más recomendables de la comarca de la Garrocha, y se encuentra a casi 50 kilómetros de la ciudad de Girona.

Casco antiguo de Castellfollit de la Roca, en Girona
Fotonazos

Qué ver en Castellfollit de la Roca

El casco antiguo es el que mantiene la esencia medieval de esta localidad catalana. Se puede comprobar recorriendo sus estrechas callejuelas y sus recoletas plazas. Aquí se encuentra la Iglesia de Sant Salvador, del siglo XIII. Actualmente no ofrece culto, y ha sido reconvertida en un espacio cultural donde tienen lugar exposiciones temporales. Y no hay que dejar de subir a su campanario, donde ya no hay campanas, pero sí un buen espacio abierto que permite contemplar la belleza del pueblo desde las alturas.

Y una buena forma de comprobar la vertiginosa situación de Castellfollit es acercándose a la plaza-mirador de Josep Pla, que está situada justo al mismo borde del precipicio. Asomarse no es apto para personas con mal de altura, pero sí que podrán disfrutar de las especulares vistas panorámicas de los alrededores del pueblo, sobre todo del valle del río Fluviá.

Y es que su entorno natural es uno de sus principales atractivos. Para sumergirnos en él, nada mejor que hacer una excursión hasta el Santuario del Cós o recorrer el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa.

Castellfollit de la Roca, en Girona
Experiència Rural

Ruta de senderismo por Castellfollit de la Roca

Existe la posibilidad de recorrer andando Castellfollit y sus alrededores por una preciosa ruta que transcurre por el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa. Consiste en un sencillo recorrido de poco más de dos kilómetros y unos 45 minutos de duración, y es apto para mayores y pequeños. Se inicia en el kilómetro 45,2 de la carretera GI-522, que va desde Girona a Olot.

Por aquí pasa un Camino Real que se dirige hacia el río Fluviá, y comienza en un puente. Tras pasarlo, hay que seguir por la orilla izquierda del río, hasta llegar a un paso de madera que debemos atravesar. Todo el tiempo estaremos rodeados de vegetación.

Así llegamos a la otra orilla donde, tras pasar por varios huertos, nos encontramos con el río Toronell, el cual hay que cruzar por un puente. Desde aquí tomamos el Camí Vell o Camino Viejo, que enlaza con la calle empedrada que se dirige a la Iglesia de Sant Salvador. Si se prefiere llegar en coche desde Girona, hay que coger la carretera C-66, desviarse a la N-260 a los 23 kilómetros y tomar la primera salida por la N-260z. Nuestro destino estará a poco más de tres kilómetros.

REPORTAJES RELACIONADOS

Guía de Figueres

Guía de Figueres

Figueres, el pintoresco pueblo que vio nacer al ilustre pintor surrealista Salvador Dalí, es una apuesta turística segura en el interior de la provincia de Girona, muy cerca de la costa mediterránea...