Elige Peñíscola para tus vacaciones

Por sus playas y calas, su agradable clima, por su bello entorno natural o su rica gastronomía, Peñíscola es una excelente elección para el verano.

Casco antiguo de Peñíscola, en Castellón
Fuente de la imagen: Minube

Peñíscola es una de las localidades costeras con mayor atractivo de la Comunidad Valenciana. Se encuentra en la provincia de Castellón, en la comarca del Bajo Maestrazgo. Posee 17 kilómetros de costa, que se hallan divididos por el Peñón Jurásico, de 64 metros de altura. Quedan así definidas dos zonas costeras muy diferentes, la Costa Sur, escarpada y rocosa, y la Costa Norte, baja y arenosa.

El clima de Peñíscola

Situada junto al mar Mediterráneo, la localidad disfruta de un clima cálido y poco lluvioso, con unas precipitaciones que no llegan a los 500 mm al año. La temperatura media anual es de 17 grados, siendo agosto el mes más cálido del año, con una media de 25 grados, y enero el mes más frío, con una temperatura media de 10 grados.

Qué ver en Peñíscola

El patrimonio monumental de la población está encabezado por el castillo-palacio del Papa Luna. De grandes proporciones y estilo románico, es visible desde casi toda la localidad. Fue construido por los templarios entre los años 1294 y 1307 sobre los restos de una antigua alcazaba árabe.

Castillo del Papa Luna, en Peñíscola

Fuente de la imagen: blog.demediterraning.com

No hay que dejar de visitar las murallas realizadas por el arquitecto Giovanni Battista Antonelli por orden del rey Felipe II en el siglo XVI, y el encantador casco histórico de esta villa castellonense, al que se puede acceder por El Portal Fosc, también llamado de Felipe II, que es uno de los tres accesos a la zona histórica.

El recorrido por el pueblo nos llevará también a conocer lugares como el marjal de Peñíscola, que es uno de los últimos humedales del Mediterráneo en los que todavía se puede ver el samaruc, un pez autóctono en peligro de extinción; la Iglesia Parroquial de Santa María, de estilo románico con toques góticos; la Ermita de la Virgen de la Ermitana, del siglo XVIII; el Museo del Mar, el Parque de Artillería o el Bufador, un agujero entre las rocas por el que sale el agua del mar fuertemente expulsada en los días de temporal.

Peñíscola vista desde la Sierra de Irta

Fuente de la imagen: Viajes Y Fotografia

En los alrededores del municipio se encuentra el Parque Natural de la Sierra de Irta, una reserva de fauna y flora en la que se hallan la Torre de la Badum, la Ermita de San Antonio o el Mas del Senyor.

Qué comer en Peñíscola

Por supuesto, marisco y pescado del Mediterráneo, pero también frescos productos de la huerta. Los principales platos marineros son el suquet de pescado, los caragols punxents o el all i pebre de rape, y en casi todos sus restaurante o bares ofrecen una excelente oferta de marisco, como cigalas o langostinos.

Son tradicionales los platos de arroz, como la popular paella, y otras muchas recetas elaboradas con verduras y hortalizas, principalmente berenjenas, alcachofas, espárragos trigueros, cebollas o habas. El momento más dulce de la gastronomía local está protagonizado por los pastissets de carabassa, que incluyen pulpa de calabaza con miel y requesón, o los Flaons de Peñíscola, un rico pastel de requesón y almendra.

Naturaleza y playas

Además de por el Parque Natural de la Sierra de Irta, Peñíscola está rodeada por otros bellos parajes naturales, como el Parque Natural del Delta del Ebro, la zona interior del Maestrazgo o la Reserva Marina de las Islas Columbretes.

Playa urbana de Peñíscola

Fuente de la imagen: fotonazos.es

Y llega el momento de conocer uno de los principales atractivos de la localidad, las calas y playas de Peñíscola. Todas ellas están bañadas por las cálidas y relajadas aguas del mar Mediterráneo, como la Playa Torrenova, la Playa Irta, la Playa de la Petxina, la Playa del Pebret, la Playa de Santa Lucía, la Playa Basseta, la Cala Badum, la Cala del Volante, la Cala Argilaga, la Playa del Russo, la Playa de las Viudas, la Cala L’Aljub, la Cala Ordi, la Cala Puerto Azul, la Playa Sur y la Playa Norte.

No faltan buenos hoteles en Peñíscola, así como una magnífica oferta de ocio diurno y nocturno. No lo dudes, este verano elige Peñíscola como tu destino de vacaciones.