La villa de Curiel de Duero, en Valladolid

En el vallisoletano Valle del Cuco descubriremos uno de esos pueblos que, a pesar de no ser muy grande, posee un patrimonio monumental excepcional. Hablamos de Curiel de Duero, una localidad situada en la comarca Campo de Peñafiel.

Castilla y León es una de las comunidades españolas con mayor patrimonio histórico. Raro es el pueblo que no posea, al menos, una iglesia con varios siglos de antigüedad. En el caso de Curiel de Duero, además de una magnífica iglesia parroquial, cuenta con castillo, palacio y otros atractivos patrimoniales, naturales y gastronómicos.

La mejor época para visitar Curiel de Duero es en otoño o en primavera. El municipio posee un clima mediterráneo con rasgos continentales, y cuenta con una temperatura media anual de 11 grados centígrados. En verano el calor puede llegar a ser excesivo, ya que la temperatura media ronda los 30 grados. El caso contrario ocurre en los fríos meses de invierno, con una temperatura media de -1 grado. En cualquier caso, siempre podemos abrigarnos bien y disfrutar incluso en época invernal de este recomendable rincón de Castilla y León.

Lo primero que llama la atención de Curiel de Duero es su magnífico patrimonio monumental, integrado por edificios tanto religiosos como civiles. En obra religiosa encontramos la iglesia románica de San Martín, del siglo XII, que actualmente se halla en manos privadas y se gestiona como bodegas; la ermita del Santo Cristo o la iglesia de Santa María, original del siglo XII. Tanto su fachada como su interior fueron renovados entre los siglos XV y XVI, ofreciendo actualmente un estilo gótico-mudéjar.

Por lo que respecta a los monumentos de obra civil, destacan de manera especial dos lugares: el Palacio fortificado de los Zúñiga (siglo XV), que sólo conserva ya la muralla y la torre del homenaje, o el castillo de Curiel, que es el más antiguo de la provincia de Valladolid (siglo IX).

Curiel de Duero nos reserva otras interesantes visitas, como el Rollo de Justicia, del siglo XVI, que incluye los escudos de los Estúñiga o Zúñiga y que está situado a la entrada del pueblo; el Museo Escuela del Ayer, donde está reproducida una escuela de principios de siglo, o el Museo Etnográfico, donde podremos ver curiosos objetos, como un arado romano, un trillo, bieldas, arreos del ganado, herramientas para elaborar queso y vino, piedras de molino y otros muchos enseres tradicionales más.

Siguiendo la línea de la contundente gastronomía castellana, la cocina de Curiel está muy ligada a la matanza del cerdo. De este tradicional proceso obtienen jamones, chorizos botagueños, lomos, morcillas o tortas de chicharrones. No faltan a la mesa platos de cordero, lechazo o unas buenas legumbres, siempre acompañados por un excelente pan y mejor vino. Entre los platos más típicos se encuentran el lechazo churro asado en horno de leña con ensalada, las chuletillas de cordero a la brasa de sarmiento de vid o el arroz con pollo.

La caza está también muy presente en la cocina de Curiel, que cuenta con recetas de perdices, liebres, conejos o codornices. También son típicos los caracoles, los cangrejos de río y las frutas silvestres y cultivadas, como las moras y las endrinas y las que proceden de cerezos, almendros, manzanos, guindos o nogales. Y no hay que olvidar sus populares ajos, de gran calidad.

En cuanto a la oferta de alojamiento de Curiel de Duero, incluye el magnífico hotel Domus Selecta Residencia Real Castillo De Curiel, de cinco estrellas, que está ubicado en el castillo de Curiel, el más antiguo de Valladolid. Se puede reservar habitación en este hotel a través de la página web de Hoteles.net a un excelente precio. Además, registrándonos gratis en la web de Hoteles.net obtendremos descuentos directos de entre un 1 y un 7% en todas las reservas. También se acumulan puntos canjeables para descuentos adicionales en las próximas reservas.

Motivos no faltan para realizar una escapada a Curiel de Duero. A sus estupendas propuestas monumentales, gastronómicas o de tradiciones hay que añadir las relacionadas con la naturaleza. En la zona ser puede practicar el senderismo por rutas como la PRVA-9, que llega hasta las Altas Pinzas de Castilla. Desde allí se disfruta de una magnífica panorámica de la Ribera del Duero.

Y para descubrir el Curiel de Duero más festivo, hay que apuntar fechas como el primer fin de semana de mayo, cuando se celebra la Cruz de Mayo; el 15 de mayo, San Isidro; la Semana Cultural del Valle del Cuco, que tiene lugar la misma semana que se celebra San Isidro; el primer fin de semana de agosto, cuando disfrutaremos de la Fiesta del Verano, o la Fiesta de la Vendimia, que se celebra a finales de septiembre o a principios de octubre, e incluye tradiciones como el pisado de la uva al son de las dulzainas.