Turismo rural en Fornells de la Selva, Girona

La belleza mediterránea de Fornells de la Selva, en Girona, invita a realizar todo tipo de actividades relacionadas con la naturaleza, siendo protagonista el imponente macizo de Gavarres.

Iglesia de Sant Cougat, en Fornells de la Selva
Fuente de la imagen: Enciclopèdia.cat

A poco más de siete kilómetros en coche de Girona se encuentra la bonita localidad de Fornells de la Selva. Pertenece a la comarca del Gironés, aunque, por proximidad, la localidad está considerada parte del área urbana de la ciudad gerundense.


A pesar de ello se trata de un destino con clara vocación rural, ya que está rodeado por bellos parajes de flora mediterránea que invitan a realizar magníficas rutas de senderismo. Es fácil ver desde aquí el macizo de las Gavarres, una formación montañosa situada en la zona más al norte de la Cordillera Litoral Catalana.


El término municipal es bastante llano, y está atravesado por el río Onyar, que forma un curioso meandro en el interior del municipio. La población se divide en cuatro barrios, la Barceloneta, el barrio de la Selva, el del Mas Casas y el barrio del Mas Serra, además de contar con la urbanización Fornells Parque y con un buen número de masías dispersas por la campiña.

Castillo de Fornells de la Selva, en Girona
Fuente de la imagen: Catalunya Medieval

Qué ver en Fornells de la Selva

Por espectacularidad, conviene comenzar la visita por la Iglesia de Sant Cugat, de estilo gótico pero con elementos renacentistas. La hallarás dentro del casco urbano del pueblo, en el mismo sitio en el que, cada domingo por la mañana, se celebra un animado mercado.


El recorrido continúa por la mezuzah del siglo XV de la masía Torre del Gobernador, actual sede del Ayuntamiento. Una mezuzah es un receptáculo ubicado en el montante derecho de las puertas de las casas judías, el cual contiene un pergamino enrollado con versículos de la Torá.


También es recomendable la visita al Castillo de Fornells, del siglo XV, que se encuentra junto a una capilla dedicada a Santa María, del año 1122 y en ruinas; al Silo del año 1968, actual Centro Cultural del municipio; a la Rectoría, una masía del año 1738; a la Fuente de Can Pou, a la Locomotora, al Roble Centenario o al monolito de Tet, una estatua funeraria dedicada al perro Tet, que acudía a diario al pueblo con una cesta en la boca para hacer la compra de sus dueños.

Calçots, tradición gastronómica de Fonells de la Selva
Fuente de la imagen: Uolala

Comer en Fornells de la Selva

Hay una tradición gastronómica en Fornells y en sus alrededores llamada L'esmorzar de forquilla i ganivet (el desayuno de tenedor y cuchillo). Consiste en un potente desayuno integrado por dos platos, como una comida, y que se acompaña con vino. También es tradicional en esta zona la matanza del cerdo.


Si quieres degustar uno de los platos más típicos de la localidad, prueba los calçots, una especie de puerros que se hacen a la brasa y se sirven sobre tejas con una salsa. La temporada de calçots transcurre de noviembre a abril, y el momento clave de la temporada es la calçotada, que se celebra último domingo de enero. En las calçotadas también se come ensalada, croquetas, embutidos, mejillones a la plancha, caracoles en salsa, judias Ganxet salteadas o butifarras.

Antigua locomotora en Fornells de la Selva, en Girona
Fuente de la imagen: Escapada Rural

Motivos para visitar Fornells de la Selva

Además de su interesante patrimonio monumental, de sus curiosas tradiciones gastronómicas y de su buena oferta de alojamiento y restauración, Fornells de la Selva ofrece al viajero un precioso entorno natural, ideal para practicar actividades como el senderismo, la escalada, la observación astronómica, los paseos a caballo, el BTT, el piragüismo, el cicloturismo o el golf. Si te apetece un día de mar, las playas más cercanas se encuentran a 40 kilómetros.


Un actividad muy recomendada, no apta para personas con miedo a las alturas, es un paseo en globo, descubriendo todo el encanto de la campiña de Girona.

ARTICULOS RELACIONADOS