Descubriendo Viveda, en Cantabria

A un paso de animadas localidades, como Suances o Santillana del Mar, se halla la localidad de Viveda, un remanso de paz y naturaleza muy cerca de la costa cantábrica.

Palacio de Peredo, en Viveda, Cantabria
Dage

Perteneciente al término municipal de Santillana del Mar, en Cantabria, Viveda es un excelente destino para disfrutar de la naturaleza y de la tranquilidad. Se halla muy cerca de localidades como Barreda, Quevedo, Camplengo o Hinojedo. Es un buen punto de partida para conocer la turística localidad de Santillana, ubicada a cuatro kilómetros; bañarse en las cercanas playas de Suances o acercarse a la bella ciudad de Santander, situada a sólo 22 kilómetros.

Se encuentra a una altura de 46 metros sobre el nivel del mar, y en su término se hallan los pequeños núcleos urbanos de Berralacabra, El Bosque, El Golondrillo, Puente La Barca, La Iglesia, La Pelía, La Puentuca, La Ribera, La Serna, La Valleja, La Tejera, Las Escuelas, Palacio de Abajo, Palacio de Arriba, Pereo y Riaño.

El clima de tipo oceánico de la zona, que se caracteriza por ser muy húmedo y contar con unas temperaturas moderadas a lo largo de todo el año, es el responsable de la exuberante vegetación que rodea la población. Las máximas no suelen superar los 33 grados centígrados, y las mínimas medias se mantienen por encima de los 5 grados. Las precipitaciones anuales son bastante elevadas, entre 1.000 y 1.100 litros por metro cuadrado.

Casa de los Calderón de la Barca, en Viveda, Cantabria
Vamos a Cantabria

Qué ver en Viveda

Aunque se trata de una pequeña localidad cántabra, no le falta a Viveda un buen patrimonio monumental, en el que destaca el Palacio de Peredo. Se trata de una casona montañesa del sigo XVII que ha sido declarada Bien de Interés Cultural. El responsable de su construcción fue Jorge de Peredo, gobernador de Ponferrada.

Otros lugares de interés repartidos por la población y sus diferentes barrios son la Torre Medieval de los Calderón de la Barca, del siglo XIII; la Iglesia Parroquial El Salvador de Viveda, cuyo origen se remonta al año 878, o la Capilla del barrio de Pereo.

Hay en el pueblo dos agradables zonas de recreo: el Parque La Alianza, que cuenta con zonas de barbacoa, y el Parque de La Pelía, que posee una bolera tradicional y zona de juegos infantiles.

Hotel Cueli, en Viveda, Cantabria
Hoteles.net

Planes para disfrutar de Viveda

Podemos empezar por una deliciosa propuesta. Al igual que en Santillana del Mar, en Viveda se mantiene la tradición gastronómica de la tableta con leche. Se denomina así a un bizcocho que se elabora con huevos, harina, azúcar y corteza de limón. Se puede adquirir en las tiendas de productos típicos, al igual que los quesos de la zona, las quesadas y los sobaos.

Si te van las actividades lúdico-deportivas, en la localidad hay un campo de Paintball gestionado por la empresa Multiaventuras Trenti.

Y para disfrutar del lado más festivo de Viveda, la fecha ideal es el 6 de agosto, cuando se celebra El Salvador, que incluye juegos, conciertos, verbenas y banquetes, o el 23 de junio, festividad de San Juan.