Desconecta en el Valle de Liendo, en Cantabria

El municipio cántabro de Liendo ofrece a sus visitantes playas, acantilados, rutas de senderismo, antiguos monumentos y buena cocina marinera. ¿Te apuntas?

Vista panorámica de Liendo, en Cantabria
Fuente de la imagen: Casa Sueca

Mar y verdes paisajes son una constante en el Valle de Liendo, nombre que también recibe el principal municipio de esta encantadora zona de la Cantabria Oriental. Integrado en la comarca de la Costa Oriental, el pueblo no cuenta con grandes arenales, pero sí con dos pequeñas playas, San Julián y la Playa del Arenal de Sonabia, y con un magnífico litoral acantilado.

Su término municipal está compuesto por varias localidades: Noval, Llatazos, Sopeña, Rocillo, Iseca Vieja, Iseca Nueva, Villanueva, Isequilla, Mollaneda, La Portilla, Mendina, Villaviad, Liendo y Hazas de Liendo.

El clima local, de tipo atlántico templado, se caracteriza por ser muy húmedo, ya que recibe la influencia de los vientos dominantes del oeste, que traen masas de aire húmedas. Las temperaturas suelen ser suaves a lo largo de todo el año, con una media anual de 14 grados centígrados.

Playa de San Julián, en Liendo, Cantabria
Fuente de la imagen: Secretos de Cantabria

Qué ver en Liendo

Realmente interesantes, y bonitas, son las típicas casas solariegas con fachada de sillería del lugar, aunque la mayoría tendrás que verlas de lejos, porque se hallan en fincas cerradas. Sí que podrás conocer a fondo la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVII y estilo renacentista, que se encuentra en el barrio de Hazas, la capital del municipio de Liendo.

Otras edificaciones de valor histórico-artístico son la Ermita de San Andrés, del siglo XVI, que se encuentra en el barrio de Villaviad, junto a un puente románico, o la Ermita de la Virgen de Gracia, en el barrio de Villanueva. A lo largo del Valle de Liendo se pueden ver otras muchas ermitas, la mayoría muy humildes, y algunas abandonadas o en ruina.

Añade a tu lista de visitas la casona señorial de Albo, que se halla en Iseca Vieja; la cueva de los Tornillos, en el barrio de Villaviad, y el Mirador Antonio Ruiz, que se encuentra un poco antes de llegar a la localidad desde la A-8. Desde él se disfruta de una espectacular vista panorámica del valle.

Puente Romano y Ermita de San Andrés, en Liendo
Fuente de la imagen: Turismo Sostenible Cantabria

Otras cosas que hacer en Liendo

Si ya has ido a las playas de Liendo, has realizado rutas de senderismo por los acantilados y el valle, y has hecho un recorrido cultural, te mereces degustar la excelente cocina de Cantabria. En ella se combinan los productos del mar con los del campo.

Los platos más típicos se elaboran con frescos pescados y mariscos, buenas carnes y excelentes legumbres. Son recetas tradicionales las almejas a la marinera, las alubias rojas estofadas, los bocartes a la cazuela, las angulas a la cazuela, el cocido montañés, el cocido lebaniego, la marmita de bonito, la sopa de pescado o la merluza en salsa verde.

Una vez recuperadas las fuerzas, es el momento de volver a disfrutar de la gran biodiversidad y de los diversos ecosistemas del valle. Los paisajes varían del encinar al robledal, y de la aliseda al pastizal. Es también una buena zona para la observación de aves, especialmente del buitre leonado, siendo éste uno de los dos únicos lugares de costa en España donde hay buitreras. Todo esto y más lo encontrarás en Liendo, una bella población costera de Cantabria donde podrás desconectar del resto del mundo.