La Ruta 44 de Burgos

El pueblo burgalés de Belorado impulsa la turística Ruta 44, vinculada a su patrimonio histórico industrial.

El pueblo de Belorado, en Burgos
Fuente de la imagen: Albergues del Camino de Santiago

No es tan famosa ni tan larga como la mítica Ruta 66 americana, pero la Ruta 44 de Burgos lleva en marcha desde hace muy poco, y sus promotores han puesto mucha ilusión en este proyecto, así que sólo habrá que darles algo de tiempo. Los impulsores han sido los miembros del Ayuntamiento de Belorado, localidad burgalesa por la que pasa el Camino de Santiago.


En la Ruta 44 se han aglutinado varios elementos histórico-industriales que han sido recuperados y puestos en valor. Este histórico recorrido comunica el Conjunto Minero de Puras de Villafranca (Declarado B.I.C. en febrero de 2011), con el Centro de Interpretación del Molino y la Fragua de San Miguel de Pedroso y el Museo Internacional de Radio Comunicación Inocencio Bocanegra, que cuenta con una de las mejores colecciones de equipos de radio comunicación de toda Europa.


Aunque estos tres puntos de la provincia burgalesa, ubicados a 46 kilómetros de la ciudad de Burgos, en principio no guardan relación, se han podido aunar gracias a varias coincidencias históricas, con el número 44 como vínculo común. Los responsables de turismo de Belorado han conseguido realizar una de las rutas más singulares e importantes relacionadas con el patrimonio turístico industrial de España.

Conjunto minero de Puras de Villafranca, en la Ruta 44
Fuente de la imagen: Ruta 44

Conjunto minero de Puras de Villafranca

Esta zona minera fue la mayor productora de manganeso en España durante gran parte del siglo XIX. El año 1844 fue clave, ya que se consiguió una producción que superaba por si sola la suma de los otras Comunidades Autónomas productoras: Cataluña y Aragón.


Una curiosidad histórica: una gran parte del manganeso de Puras de Villafranca fue destinada a los astilleros donde se construyó el popular transatlántico Titanic, que partió hacia Estados Unidos el 10 de abril de 1912 desde el muelle 44 de Southampton. Otra vez el número 44.

El conjunto etnográfico de San Miguel de Pedroso, en la Ruta 44
Fuente de la imagen: Ruta 44

El conjunto etnográfico de San Miguel de Pedroso

Está integrado por tres edificios: el Molino, la Fragua y la antigua casa del cura, que fue rehabilitada y transformada en centro de interpretación. El más atractivo de los tres es el molino hidráulico para molienda, que fue restaurado y actualmente sigue en funcionamiento.


Su sistema de almacenamiento de agua, la presa donde se recogía el agua para generar la energía que pusiera en movimiento los elementos que realizan la molienda, fue reconstruida en 1944. Y de nuevo el 44 es el número clave de conexión.

El Museo Internacional de Radiocomunicación Inocencio Bocanegra, en la Ruta 44
Fuente de la imagen: Donde Viajamos

El Museo Internacional de Radiocomunicación Inocencio Bocanegra

Se encuentra ubicado en un silo almacenamiento de grano perteneciente a la Red Nacional de Cereales. Se trata del primer edificio de sus características que ha sido totalmente restaurado en España.


En su interior se puede ver una de las cinco colecciones públicas más importantes de Europa sobre el mundo de la radiocomunicación. También se puede contemplar la recreación más grande del continente europeo de una trinchera de la Primera Guerra Mundial.


El Servicio Nacional de Cereales es el organismo que construyó toda la red de silos en España, y se fundó en el año 1944. Y aquí aparece de nuevo el número 44, que es el que ha dado nombre a este original e interesante recorrido en la provincia de Burgos, la Ruta 44.