San Miguel de Salinas, un pueblo de interior con vistas al mar

Aunque se halla en el interior de la provincia de Alicante, a una altura de 100 metros, San Miguel de Salinas sólo dista cuatro kilómetros del mar Mediterráneo.

San Miguel de Salinas, en Alicante
Fuente de la imagen: Torrevieja

A sólo 10 kilómetros de la turística localidad de Torrevieja, en la provincia de Alicante, encontramos la soleada población de San Miguel de Salinas. Este pueblo de la Comunidad Valenciana constituye una auténtico mirador sobre el Mediterráneo, y se le conoce popularmente como “El Balcón de la Costa Blanca”.


Y es que este municipio de la comarca de la Vega Baja del Segura se encuentra ubicado sobre una atalaya de 100 metros de altura sobre el nivel del mar, en las estribaciones de la sierra de "Los Alcores". Desde su privilegiado emplazamiento se divisa toda la costa alicantina, con el aliciente añadido de que el Mediterráneo sólo se halla a cuatro kilómetros de distancia.


Su agradable clima de tipo mediterráneo es otro de sus atractivos turísticos, gracias a la escasez de lluvias y a las suaves temperaturas. La media anual es de 23 grados centígrados, y se disfruta de muchos días de sol prácticamente durante todas las estaciones.

Iglesia de San Miguel de Salinas, en Alicante
Fuente de la imagen: Alicante Today

Qué ver en San Miguel de Salinas

Comenzamos el paseo monumental por esta localidad alicantina en la iglesia dedicada a San Miguel Arcángel, del siglo XVIII. Se encuentra en la Plaza de la Libertad, y fue el único templo de la zona que no quedó destruido por el gran terremoto de 1829. Pero la Guerra Civil sí que pudo con ella, por lo que poco queda de su estructura primitiva.


Muy peculiar es la visita a la Casa Lo Meca, una construcción de finales del siglo XVIII. Se trata de una casa típica de la zona de secano, que dispone de bodega, almazara y de otras estancias. Hay otras antiguas casas de labranza en la zona, como la Casa Lo Balaguer, El Carmen y Las Zahúrdas.


También son muy originales las Casas-Cueva de San Miguel. Se reparten por dos zonas, denominadas como pueblo troglodítico I y II en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos, ya que se trata de construcciones tradicionales con un gran valor cultural y etnológico.

Casas-cueva en San Miguel de Salinas, Alicante
Fuente de la imagen: Bienvepaz's Blog

Qué hacer en San Miguel de Salinas

Uno de los mayores placeres de San Miguel de Salinas es su oferta gastronómica, que posee influencias tanto de la cocina alicantina como de la manchega. El resultado es un recetario de lo más variado, que incluye platos como el gazpacho manchego, el cocido con pelotas, el arroz con conejo o el gazpacho con perdiz y liebre. Pero si hay un plato que no debes dejar de probar es el arroz con costra, todo un clásico de la comarca de la Vega Baja del Segura.


Es éste un apreciado destino de interior por sus espectaculares vistas, por su patrimonio monumental y por su oferta cultural y de ocio. Pero, además, la costa mediterránea y sus playas sólo quedan a cuatro kilómetros.


Hay otro valor a tener en cuenta, y es su calendario de eventos. Una de las fiestas más señaladas es la de Santa Cecilia, patrona de los músicos, debido a la gran importancia que tiene la música en la cultura y vida de San Miguel de Salinas. Otras destacadas festividades son la de la Virgen del Rosario, el 7 de octubre; las Fiestas Patronales en honor a San Miguel Arcángel, el 29 de septiembre, o la Feria de Agosto, que es una pequeña y particular versión de la Feria de Abril de Sevilla.


El sol, el mar, la diversión, la buena cocina y otras muchas sorpresas te esperan en San Miguel de Salinas, en Alicante.