Guía de Matalascañas

Magníficas playas, un clima soleado y un precioso entorno natural, en pleno Parque Nacional de Doñana, son sólo algunos de los muchos atractivos que posee la población onubense de Matalascañas.

Acantilado de Asperillo, entre Mazagón y Matalascañas, en Huelva
Fuente de la imagen: National Geographic

Hay un lugar en el sur de España que disfruta de más de 3.000 horas de sol, que tiene una playa de más cinco kilómetros de longitud, que se encuentra junto al Parque Nacional de Doñana y que resulta perfecto como destino en cualquier época del año. Hablamos de la localidad andaluza de Matalascañas, una moderna pedanía de Almonte, en Huelva.

Su oferta también incluye la posibilidad de disfrutar de una deliciosa cocina marinera y unos excelentes vinos, y el poder escoger entre una amplia gama de alojamientos. Las propuestas de ocio y entretenimiento son numerosas, desde realizar actividades relacionadas con el mar, como el buceo, la vela, el windsurf o la pesca, a practicar deportes más en contacto con la tierra, como el golf, la equitación, el baloncesto o el fútbol.

Y tendrás la oportunidad de vivir un apasionante encuentro con la naturaleza recorriendo parajes como el Parque Nacional de Doñana o el Parque Dunar. Todo esto, y mucho más, te lo contamos en la Guía de Matalascañas.

Torre de la Higuera, en Matalascañas, Huelva
Fuente de la imagen: El rincón de Ceditas

Qué ver y hacer en Matalascañas

Matalascañas es un moderna zona urbanizada, por lo que no encontraremos antiguos edificios históricos. Sí que los hallaremos en Almonte, municipio al que pertenece. Aún así, cuenta con alicientes como ser la puerta de acceso al Parque Nacional de Doñana.

  • Torre de la Higuera: esta torre almenara del siglo XVI quedó totalmente en ruinas tras el tsunami provocado por el terremoto de Lisboa en el año 1755. Hay en la zona otras torres de este tipo, y se utilizaban en el siglo XVI para vigilar y evitar los saqueos piratas, como las de San Jacinto, Zalabar, Carbonera, del Asperillo o la del Loro.
  • Santuario de Nuestra Señora del Rocío: se encuentra en la Aldea del Rocío, en Almonte, y constituye una de las visitas más recomendadas si estás en Matalascañas. La actual ermita cuenta con una planta de cruz latina, tres naves, un triforio y, al fondo, una capilla mayor.
  • Ermita del Santo Cristo: inicialmente era una ermita del siglo XV consagrada a San Sebastián. Tras decaer el culto a este santo, la actual ermita está dedicada al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz.
  • Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción: el templo original se construyó entre los siglos XV y XVI, manteniendo de esa época la capilla de estilo Mudéjar. Fue totalmente renovada entre los siglos XVII y XVIII, lo que le ha proporcionado su actual imagen barroca.
  • Parque Nacional de Doñana: este parque posee una gran diversidad de ecosistemas con una biodiversidad única en Europa. En sus playas, dunas, marismas y cotos habitan especies únicas y otras en peligro de extinción, como lince ibérico o el águila imperial ibérica.
  • Ayuntamiento de Almonte: se construyó originalmente como Casa del Cabildo en el año 1586. En su fachada hay una pintura con los escudos heráldicos del duque y de la duquesa de Medina Sidonia, señores por entonces de la villa.
  • Parque Dunar: privilegiado entorno natural de pinares, dunas fósiles y móviles. El recorrido, de cinco kilómetros, transcurre junto al mar por caminos de tierra y pasarelas de madera. En el trayecto se pueden ver diversas especies de animales en cautividad, y encontraremos varias playas aptas para el baño. El precio de la entrada es de siete euros para los adultos y de dos euros para los niños.
  • Museo del Mundo Marino: se encuentra dentro del Parque Dunar. En él, y a través de cinco salas, se hace un recorrido por los diferentes ecosistemas y parajes naturales del entorno de Doñana, desde las dunas móviles hasta las playas donde acuden cada año los grandes cetáceos.
  • Campo de Golf Dunas de Doñana: campo de 18 hoyos y par 72 inaugurado en el año 2000. Alterna los estilos links y americano, convirtiéndose en una grata experiencia para golfistas de cualquier nivel.
  • Club Náutico de Matalascañas: el lugar perfecto para recibir clases sobre el manejo de barcos y veleros. También para aprender deportes como el windsurfing y el submarinismo.
Playa de Matalascañas, en Huelva
Fuente de la imagen: Ruralidays

Playa de Matalascañas

Considerada como una de las mejores playas de Andalucía, la playa de Matalascañas cuenta con 5,5 kilómetros de largo. Soló una parte de ella está urbanizada, situándose aquí la mayor parte de los hoteles y restaurantes. El arenal transcurre paralelo a un paseo marítimo peatonal, desde el que se puede acceder a la playa a través de rampas o de escaleras.

De fina arena blanca, su grado de ocupación varía según las zonas de la playa. La parte más concurrida, sobre todo en verano, es la de Torre de la Higuera, pero desciende considerablemente según nos aproximamos a la zona de El Coto, junto al Parque Nacional de Doñana. Otras playas cercanas son las de Islantilla, la Playa de Castilla o la Playa de la Mata del Difunto.

La playa local posee una magnífica calidad medioambiental. Por ello suele recibir todos los años la Bandera Azul. Entre los años 1994 y 2009 la recibió consecutivamente. Otorgada por la Fundación Europea de Educación Ambiental, no se le otorgó durante algunos años por pequeñas deficiencias que fueron subsanadas. En 2017 le preciada bandera retornó a esta playa onubense. Existe una rotonda en el centro de Matalascañas dedicada a todas las banderas azules con las que cuenta.

Parque Dunar, en Matalascañas, Huelva
Fuente de la imagen: Wikiloc

Comer en Matalascañas

Como sucede en gran parte de Huelva, la oferta gastronómica de Matalascañas está protagonizada por frescos mariscos y pescados de la costa onubense. Hablamos de la famosa gamba blanca de Huelva, las coquinas, los chocos o el atún, con el que se elabora la deliciosa mojama. Pero también es tierra de excelentes jamones.

Es ésta una tierra de buenos vinos. De la provincia de Huelva es una de las cuatro grandes denominaciones de origen del vino de la Comunidad de Andalucía, además de una de las dos denominaciones de vinagres aristocráticos: la Denominación de Origen Condado de Huelva y la de Vinagres del Condado de Huelva.

En cuanto a la oferta de restauración, recomendamos restaurantes como Casa Matías, que se encuentra en el Parque Dunar. Es el lugar ideal para darse un homenaje a base de tapas y probar los jamones y chacinas de Huelva. Por su parte, en Casa Miguel llevan más de 50 años ofreciendo la mejor cocina andaluza. También se halla en el Parque Dunar, y están especializados en preparar carne de caza y cochinillo ibérico. Para variar, te proponemos un italiano, el restaurante Da Pino. Se encuentra en el Paseo Marítimo Caño Guerrero, y se especializan en platos de pasta y pizzas.

Atardecer en Matalascañas, en Huelva
Fuente de la imagen: Momentos

De compras por Matalascañas

La proximidad de la Aldea del Rocío, donde se encuentra el famoso santuario y se celebra la multitudinaria romería, han preservado el antiguo oficio artesanal de guarnicionero en la zona. Es por lo tanto el mejor lugar para adquirir botas de montar, sillas de montar almonteñas, zahones y cualquier tipo de indumentaria relacionada con los romeros.

También hay artesanos en el municipio especializados en la confección de los coloridos y originales trajes de flamenca. Podrás verlos y comprarlos en los propios talleres. Pero, aviso, no resultan nada baratos.

Para adquirir regalos, recuerdos, ropa, complementos y objetos de primera necesidad, a lo largo del paseo marítimo hay todo tipo de tiendas, aunque la zona más comercial de Matalascañas se encuentra en el barrio del Palmito.

La Pirámide, en Matalascañas
Fuente de la imagen: YouTube

Ambiente nocturno de Matalascañas

Matalascañas posee el mayor número de bares y pubs abiertos durante el verano de la costa de Huelva. Es realmente impresionante, sobre todo en zonas como la Avenida de las Adelfas, donde en los fines de semana de los meses estivales se concentran miles de personas al caer la coche.

Las discotecas de los años 80 han desaparecido, dando paso a grandes bares de copas con zona de baile, como el Coto's Pub o La Pirámide, ambos situados en la Avenida de las Adelfas y con agradables terrazas. El paseo marítimo también posee un buen ambiente nocturno, contando con locales como el Blanco South Beach. Pero seguimos en la Avenida de las Adelfas recorriendo locales como el Cyrano, especializado en cócteles; el Divino, el Martin's Shisha Lounge o la Sala Dreams Matalascañas.

En Matalascañas encontrarás todo tipo de bares con una gran variedad de música. Se encuentran bastante cerca unos de otros, y algunos de ellos tienen precios bastante asequibles.

Aldea del Rocío, en Almonte, Huelva
Fuente de la imagen: Huelva Red

De fiesta por Matalascañas

La lista de eventos festivos de Matalascañas incluye tanto los propios como lo que se celebran en Almonte y en los alrededores.

  • Romería el Rocío: es la fiesta por excelencia de Almonte. Tiene lugar los días previos a Pentecostés, oscilando entre mayo y junio. A la romería acuden cientos de filiales de la Matriz de Almonte, junto a grupos no afiliados y agrupaciones. A la Aldea del Rocio se llega a pie, a caballo o en carreta, y los eventos comienzan el sábado con la presentación de hermandades a los pies de la Virgen. El domingo por la mañana se celebra la Misa de Pontifical, y por la noche tiene lugar el Rosario de todas las Hermandades. Al finalizar llega el momento álgido, cuando los almonteños saltan la reja para pasear en procesión a su patrona hasta el lunes a mediodía, cuando regresa a su altar.
  • Feria San Pedro: es una festividad de origen ganadero que se celebra en el Chaparral sobre el día 29 de junio. Se monta un recinto ferial con casetas, y se dedica una calle a las tradiciones. En el recinto ganadero, además de la feria de ganado, tiene lugar una competición hípica.
  • Semana Santa: comienza el Domingo de Ramos con la procesión de la Borriquita. El miércoles procesiona la Hermandad del Cautivo, el Jueves Santo el Gran Poder y el Viernes Santo la Hermandad Sacramental. Pone el cierre a las procesiones la Hermandad del Santo Entierro el sábado por la tarde.
  • Saca de las Yeguas: esta tradición almonteña se remonta al año 1504. Se celebra el día 26 de junio, coincidiendo con la feria de San Pedro, que es cuando los ganaderos recogen a las yeguas y potrillos que llevan pastando todo el año en las marismas. Desde primeras horas de la mañana hasta mediodía hay un rodeo, y al día siguiente, en el recinto municipal “Huerta de la Cañada”, es el momento de la tuza de las yeguas y potrillos, que consiste en el marcaje a fuego de los potros y en la venta de algunos ejemplares.
  • Rocío Chico: tiene lugar a mediados de agosto en la Aldea del Rocío, y conmemora un voto de acción de gracias que el pueblo almonteño hizo en 1813 tras ser liberado del ataque de las tropas francesas. Lo organiza la Hermandad Matriz durante los días 16, 17 y 18, y termina con la entrada del simpecado de Almonte en el santuario.
  • Traslados de la Virgen del Rocío a Almonte: es una tradición que se remonta al año 1607, cuando la Virgen del Rocío tuvo que ser trasladada a Almonte por causas como epidemias, hambruna o sequía. Desde el año 1949 los traslados se institucionalizaron con una periodicidad de siete años. Se trata de un recorrido de 15 kilómetros en el que la Virgen cambia su atuendo habitual de Reina por el de Pastora. Tras llegar a la zona del Chaparral, se le quita el capote y se le descubre la cara, estallando una salva de disparos de escopetas y vítores. Desde ahí es llevada a la Iglesia de la Asunción, donde permanece nueve meses. Una semana antes de la Romería del Rocío es trasladada de nuevo a su santuario.
  • Fiesta de la Luz: festividad del mes de febrero en honor de La Candelaria, que se conmemora presentando a los recién nacidos a la Blanca Paloma en el Santuario de la Virgen del Rocío. También se celebra una vigilia nocturna mariana la noche anterior, y se reza el Rosario de la Aurora a las 07:30 horas.
  • AICAB: evento que tiene lugar durante los meses de julio y agosto en varios recintos de la aldea del Rocío, y que consiste en una serie de competiciones hípicas.