Calella, destino veraniego en la Costa del Maresme

Con tres magníficas playas, Calella es un buen destino catalán para este verano.

La localidad de Calella, en la provincia de Barcelona
Fuente de la imagen: Con mis hijos

Hace poco más de 100 años, Calella era un pueblito de pescadores situado a 50 kilómetros de Barcelona. Su proximidad hizo que los catalanes más pudientes eligieran esta población como lugar de veraneo, construyéndose muchos de ellos elegantes viviendas.

En la actualidad se ha transformado en un centro turístico que atrae todos los años a miles de visitantes, muchos de ellos procedentes de Reino Unido y Alemania. Vienen buscando el sol del Mediterráneo, su sana gastronomía y la animada oferta de ocio, sin olvidar las playas

Cala de Calella, en la provincia de Barcelona
Fuente de la imagen: Hola

Playas de Calella

En Calella encontraremos tres playas que, por sí solas, justifican nuestra estancia en esta villa catalana. La de mayor tamaño, como su nombre indica, es Playa Grande, que posee más de un kilómetro de arena dorada y la distinción de Bandera Azul que otorga la Fundación Europea para la Educación Ambiental. 

Los mejores y más completos servicios los encontraremos en la Playa de Garbí, que también cuenta con la distinción de la Bandera Azul. 

El tercer arenal es la Playa de las Rocas, que en realidad son cuatro calas consecutivas ubicadas al pie de los acantilados de la montaña de Capaspre, uno de los parajes naturales más bonitos de la zona.

La Playa Grande de Calella
Fuente de la imagen: Hotel Volga

Calella monumental y natural

El lugar donde se encuentra esta localidad barcelonesa ya estaba habitado en el siglo I antes de Cristo, aunque como población de Calella no surgió hasta el siglo XIV. Sus ancestrales orígenes han dotado a la villa de un buen patrimonio monumental.

Los monumentos más destacados los encontraremos curioseando por las estrechas calles del casco antiguo del pueblo, como la Iglesia Arciprestal de Santa María y San Nicolás, de estilo neoclásico pero con toques barrocos, como los de su portada barroca. Realizada por Jean de Tours, en ella se pueden ver esculpidas las cabezas de los Doce Apóstoles. Próximos a la iglesia de hallan la Casa de los Salvador, del siglo XIV, y la Casa Sivilla, del siglo XVI. 

Otras visitas muy recomendables son las del Faro de Calella, del año 1859; las originales torretas de telegrafía óptica que fueron colocadas entre los años 1849 y 1850, que encontraremos muy cerca del faro, o la Capilla de Sant Quirze y Santa Julita.

La riqueza de la flora mediterránea está muy presente en el Parque Dalmau, de principios del siglo XX, un espacio natural para relajarse. Igual de agradable resulta el recorrido por el Paseo de Garbí, que transcurre junto al mar Mediterráneo. Y como espectaculares se pueden describir los plátanos centenarios que bordean el Paseo Manuel Puigvert, que resulta de lo más fotogénico. Nuestro paseo por la naturaleza de Calella continúa por las pistas forestales que nos llevarán hasta el Corredor de Montnegre, un bello espacio natural para recorrer haciendo senderismo o en bicicleta de montaña. 

Faro de Calella, en la provincia de Barcelona
Fuente de la imagen: Calella

Calella de día y de noche

Además de poder disfrutar de sus más de tres kilómetros de playas, en Calella encontraremos todo tipo de propuestas y actividades para no aburrirnos ni de día ni de noche. Para por la mañana, puedes elegir entre estar en la playa o realizar un original paseo en burro por el Corredor del Montnegre, pasar un jornada en un parque de aventuras en la montaña, jugar a los bolos o practicar el minigolf.
 
Por la noche hay cine al aire libre, los conciertos del programa musical “Noches de Verano”, festivales de música y teatro, grupos de habaneras y verbenas. Si lo prefieres, la oferta de bares de copas y discotecas te mantendrá bien despierto y entretenido hasta la madrugada. Y al día siguiente, vuelta a empezar, porque Calella nos sigue reservando muchas sorpresas.

REPORTAJES RELACIONADOS

El Monasterio catalán de Montserrat, en Barcelona

El Monasterio catalán de Montserrat, en Barcelona

Uno de los lugares más emblemáticos de la provincia de Barcelona, en Catalunya, es el Monasterio de Santa María de Montserrat. Se encuentra situado en la montaña de Montserrat, en la comarca del Bagés...

La vanguardista ciudad de Barcelona, en Catalunya

La vanguardista ciudad de Barcelona, en Catalunya

Situada en plena costa mediterránea, en Catalunya, la ciudad de Barcelona es uno de los destinos turísticos más visitados de España. A su indudable encanto y belleza se une su patrimonio artístico, su...