Estación de Esquí Aramón Formigal, en el Pirineo de Huesca

Belén Valdehita

La Estación de Esquí Aramón Formigal, en Huesca, es una apuesta segura de la mejor nieve y las más completas infraestructuras para el invierno. Pertenece al municipio pirenaico de Sallent de Gállego, y está situada en el Valle de Tena, próxima al paso fronterizo del Portalet.

Estación de Esquí Aramón Formigal, en Huesca

Las pistas de Formigal transcurren por grandes praderas naturales, y están rodeadas de un entorno natural privilegiado. Durante el resto del año, esta zona de Aragón es ideal para practicar el senderismo, ya que cuenta con una magnífica red de senderos. Desde hace varios años, en los meses de verano la estación también ofrece diversas actividades en la zona de Anayet, y mantiene en funcionamiento un telesilla.

Datos de interés de Formigal

La Estación de Esquí de Formigal cuenta con la infraestructura necesaria para atender un volumen de cerca de 40.000 personas por hora. Cuenta con un dominio esquiable de 176 kilómetros y 47,4 kilómetros de innivación artificial. Este recorrido incluye 147 pistas: 14 verdes, 34 azules, 52 rojas, 42 negras y cinco itinerarios. Además, la estación utiliza 550 cañones que mejoran la calidad de la nieve.

La zona de Izas, en Formigal, ideal para esquiadores de nivel medio

Para llegar o moverse por las pistas, Formigal ofrece 37 remontes: diez cintas transportadoras, nueve telesquís, cuatro telesillas biplaza, ocho telesillas cuatriplaza, cuatro telesillas de seis plazas, un telesillas de ocho plazas, una telecabina de ocho plazas, cuatro telesillas biplaza, ocho telesillas cuatriplazas y ocho telesillas de seis plazas. En total, la capacidad de remontes mueve a 50.005 esquiadores por hora.

Las pistas de Formigal están repartidas por tres diferentes zonas: la de Cantales, que es para esquiadores principiantes; las de Izas y Sarrios, para esquiadores medios, y la de Tres Hombres, destinada a los esquiadores más expertos. En Formigal también encontraremos todos los servicios necesarios para disfrutar de nuestra estancia, como una enfermería, una escuela de esquí, taller de reparación, un alquiler de material, un jardín de nieve o cuatro aparcamientos.

Estación de Esquí de Formigal, en el Pirineo de Huesca

Restaurantes y hoteles en Formigal

La restauración en Formigal se ha cuidado mucho, y la estación dispone de restaurantes de gran calidad. Los más destacados son La Yurta, que está en una cabaña al estilo de las de Mongolia donde ofrecen caviar de salmón acompañado de champán; el restaurante Westfalia, un buen restaurante alemán donde degustar salchichas, ensaladas y buena cerveza, o el restaurante Gemsbock, una animada sidrería donde comer tortillas o chuletas acompañadas con sidra. Para los momentos de après-ski, recomendamos la terraza de Sarrios, un lugar ideal para tomar el aperitivo escuchando música.

En cuanto al alojamiento, la oferta de hoteles en Formigal es abundante y variada, estando la mayoría de ellos ubicados en la zona de la urbanización Formigal.

La Estación de Formigal en verano

La Estación de Esquí Aramón Formigal es una excelente elección para nuestros viajes de esquí. Para cuando cierran las pistas, siempre podremos disfrutar de la naturaleza y de las actividades culturales o de relax que ofrecen Formigal y el municipio de Sallent de Gállego.

REPORTAJES RELACIONADOS

El pueblo resucitado de Lanuza, en Huesca

El pueblo resucitado de Lanuza, en Huesca

Tras quedar sumergido en las aguas de un embalse, el pueblo oscense de Lanuza volvió a resurgir de nuevo en el bellísimo Valle de Tena gracias a labor, y al dinero, de sus gentes...

Viajamos a Pirineos con nuestras mascotas

Viajamos a Pirineos con nuestras mascotas

Hemos empezado el otoño de una forma casi inmejorable, en Pirineos. Acompañados por nuestras mascotas pasamos unos días en el Pirineo aragonés y os lo vamos a contar todo para que os sirva de guía sob...