Huéscar, en la provincia andaluza de Granada

Hay que llegar a la zona más septentrional de la provincia de Granada, en Andalucía, para descubrir la localidad de Huéscar. Esta bonita población ha demostrado tener mucho carácter a lo largo de la historia. Y es que Huéscar declaró la guerra a Dinamarca el 11 de noviembre de 1809, y la paz se firmó el mismo día, pero del año 1981. Por eso a Huéscar se le conoce como la Ciudad de la Paz.

Huéscar posee un clima de tipo continental. Esto significa que sus inviernos son largos y fríos, los meses de verano calurosos y los otoños y las primaveras muy cortos y bastante destemplados. La temperatura media anual es de 15 grados centígrados, y la media de precipitaciones es de 48 días de lluvia al año. Los meses mas lluviosos son los de abril y diciembre, siendo el menos lluvioso el mes de julio.

Por su situación geográfica, Huéscar comunica el Levante, Murcia y Almería con el interior de Andalucía. Por este motivo, ha sido lugar de paso durante siglos para varias civilizaciones, que dejaron en su camino un destacado legado patrimonial. En él sobresale la Colegiata de Santa María, declarada Monumento Nacional y considerada una de las “siete maravillas de la provincia de Granada”. Otros lugares de interés son la Torre del Homenaje, de la época árabe; la iglesia de Santiago (siglo XV); la Ermita del Ángel (siglo XVI); el convento de las Dominicas, del año 1612, o el Puente de las Ánimas y el Canal de Carlos III, una importante obra de ingeniería realizada en el año 1633.

Paseando por el centro de Huéscar podremos contemplar sus casas señoriales, adornadas todas ellas con los escudos de armas de las familias a las que pertenecieron. Las más interesantes se encuentran en el Paseo de la Villa.

Llegada la hora de comer, Huéscar nos ofrece una rica gastronomía basada en los productos que se dan en esta tierra, como el cordero segureño, la carne de cerdo, embutidos, legumbres, hortalizas y un buen aceite de oliva. Entre los platos más típicos se hallan el remojón de San Antón, realizado a base de patatas asadas y bacalao; las gachas de harina; las migas de harina con “tajás”; la caldereta de cordero Segureño; los gurullos con oreja; la corona de cordero segureño o el Cus-Cus con níscalos y morcilla. En Huéscar hay muchos viñedos, con uvas de las variedades blanquilla, gordal, generval, tinta doble y blasca. La bebida tradicional del pueblo es un vino denominado Picoso, perfecto para acompañar las excelentes tapas de esta localidad granadina.

En cuanto a la oferta de alojamiento de Huéscar, la localidad dispone de los hoteles de una estrella Hostal Ruta Del Sur y el Hotel Patri, además de establecimientos como el Hotel El Maño, las Cuevas El Molino de Fuencaliente, las Cuevas La Alataya o la Casa Rural el Molino del Paso.

A la oferta monumental, cultural o gastronómica de Huéscar hay que añadir las excelentes propuestas de naturaleza. Incluyen parajes como la Sierra de La Sagra, el Parque Municipal Rodríguez Penalva, el Paraje de las Santas, el Canal de Carlos III, la Cueva La Encantada, las Cuevas del Agua, las secuoyas con más de 500 años que hay al pie de la Sagra o el Embalse San Clemente.

Entre los eventos que llenan de animación las calles de Huéscar se encuentran la celebración de San Antonio Abad, el 17 de enero; el Carnaval, que tiene lugar el fin de semana anterior al miércoles de Ceniza; la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional en Andalucía; la Romería de las Santas, dedicada a sus patronas Alodía y Nubilón, el lunes de Pentecostés; el Corpus Chisti, que incluye la procesión de la Torrecilla; la divertida fiesta del Veraneante, que se celebra el 15 de agosto, o la Feria Local en honor de las Santas, que tiene lugar el 22 de octubre.